Economico


Hacen plástico con agave


Publicacion:21-03-2017

+ + - -

Ana Laborde creó una empresa que reutiliza los desechos de la planta y los convierte en plástico.

CIUDAD DE MÉXICO.- La empresaria mexicana Ana Laborde creó la primera compañía que hace plástico con los desechos del agave. De acuerdo con el Consejo Regulador del Tequila, por cada litro de esta bebida que se produce en México se generan 12 litros de desechos orgánicos. Además, algunas empresas de tequila cortan las hojas del agave y queman o tiran las pencas, lo que provoca contaminación en el aire.
Desde que Ana era niña siempre trataba de vender todo lo que podía: “Vendía limonada y pastel afuera de mi casa en verano, vendía snacks saludables a la hora del recreo en la primaria porque no había esa opción en la tiendita del colegio”. Por eso Ana considera que siempre ha sido una mujer emprendedora, a quien le gusta crear cosas nuevas y encontrar solución a los problemas.
Uno de los temas que más le preocupan es el cambio climático. En 2009 cursaba una maestría en innovación en el Tecnológico de Monterrey, estado donde ella nació. Le pidieron hacer un proyecto y supo que quería algo que contribuyera con el medio ambiente.
En ese mismo año se impulsó una ley para el uso de bioplásticos en algunos productos, sobre todo en las bolsas del supermercado. Las nuevas tecnologías venían de Canadá y Estados Unidos, no había ninguna en México. Por eso Ana decidió brindar una opción que fuera mexicana.
Los bioplásticos son materiales plásticos hechos de fuentes renovables, principalmente con productos que crecen en el campo como el agave, el maíz y la papa. A diferencia de los plásticos convencionales que están hechos con petróleo y tardan aproximadamente mil años en degradarse, los bioplásticos son más duraderos y se degradan tres veces más rápido.
Ana tenía el antecedente de otras empresas que utilizan maíz para hacer bioplásticos. Al iniciar su proyecto, “lo único que tenía claro era que no quería utilizar materias que son alimentos, como la papa y el maíz porque con ellos se les puede dar de comer a las personas, tenía que haber otra sustancia”, dice.

Los tesoros del agave

El primo de Ana trabaja en la industria tequilera y recordó que en una reunión familiar él le comentó la gran cantidad de bagazo o desecho del agave que se genera. De acuerdo con la Universidad de Guadalajara, cada año se generan cerca de 400 mil toneladas de bagazo.
“Mi primo Ignacio del Real Laborde me apoyó muchísimo para iniciar el desarrollo de este negocio. Él me acercó y me presentó ante la industria tequilera, me mostró la generación del bagazo de agave y me impulsó para que buscara una forma de aprovechamiento para esa materia prima”, explica.
Ana comenta que la relación familiar con su primo siempre fue muy estrecha, a pesar de que él es 10 años mayor que ella. Él es originario de la Ciudad de México, pero se fue a estudiar la universidad a Saltillo, por lo que se quedó a vivir con sus tíos, los papás de Ana. “Gracias al apoyo de mi primo es que este proyecto ha logrado salir adelante”, pues él es quien la asesora en los temas del agave y la manera en cómo puede reusar sus desechos.
Al principio Ana no estaba segura de utilizar la fibra del agave porque nadie más lo había intentado. Pero su primo, quien desde el inicio la apoyó, la motivó a arriesgarse. “Mi primo siempre creyó en mí y en mi proyecto. Me ha apoyado y continúa haciéndolo, él es quien busca darle difusión para que cada vez más personas conozcan la empresa”.
Convencida de que el proyecto podría funcionar, Ana empezó a hacer pruebas y estudios para saber de qué forma podía darle un mejor uso a los desechos orgánicos: “Cuando vimos que podíamos utilizar la fibra de agave nos emocionamos mucho porque nos dimos cuenta de que eran productos que no necesariamente servían como alimento”.



« EL UNIVERSAL »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario