Legal


Buscan evitar trata de personas en NL


Publicacion:02-08-2018

+ + - -

Y es que este año se quiere combatir especialmente la trata de niños y jóvenes.

Como una verdadera responsabilidad legal en la entidad,  y en sinergia con la comunidad  jurídica y empresarial,  se desea erradicar la trata de personas en esta región del país.

Y es que este año se quiere combatir especialmente la trata de niños y jóvenes, por ello; “Nuestras vidas comienzan a terminar, el día que nos quedamos callados sobre las cosas que importan.” M.L. King, rezaron especialistas de la academia para erradicar este mal. 

Dicho ello  en su  protocolo del año 2000, la ONU define la trata de personas como “la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación.

Donde esta explotación incluirá, como mínimo la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos.”

Legalmente desde el  2013, la ONU declaró el 30 de julio como el “Día Internacional contra la Trata de Personas”. Esto involucra un plan de acción en donde los países se comprometieron a combatir este problema, el cual atenta contra los derechos fundamentales de los seres humanos. Además, el promover este día, busca generar una mayor conciencia sobre esta problemática, la cual existe a nivel mundial y que no distingue género, edad, religión ni nivel socioeconómico.

Este año, especialmente, la ONU ha designado “La respuesta a la trata de niños y jóvenes” como el tema en el cual se debe de poner más atención y sobre el cual debe existir una mayor sensibilidad, ya que se estima que casi un tercio de las víctimas de trata son infantes. Es particularmente preocupante que estas víctimas son aquellos que menos posibilidades tienen de defenderse por sí mismos. El que este día haya sido designado por la ONU como un “día internacional” no solamente busca generar mayor conciencia sobre el tema, sino que actúa como llamado a la acción para que este crimen pueda ser finalmente erradicado.

Las víctimas y las repercusiones sociales, segun la  Organización Internacional del Trabajo ha estimado que 21 millones de personas son víctimas de trabajo forzado. Se desconoce cuántas de estas personas han sido víctimas de trata, pero existen millones de personas perjudicadas por este problema.

Por lo que esto resulta sumamente grave, sobre todo al considerar que en Norteamérica, las afectadas son predominantemente mujeres y niñas. Son aquellas personas en situaciones de mayor vulnerabilidad, aquellas que buscan tener un futuro mejor, quienes se ven involucradas en la trata cuando los tratantes identifican y se aprovechan de este deseo de mejorar su calidad de vida, como refleja la cruda película “Las elegidas”, de David Pablos.

 

“Los tratantes, buscando una ganancia económica, engañan a hombres, mujeres y niños para someterlos a diferentes tipos de explotación todos los días. Estas personas se han convertido en esclavos modernos. Aquellos que caen en esta trampa, viven constantemente en circunstancias precarias”.

De acuerdo con la organización no gubernamental Anti-Slavery International, las personas que se encuentran en una situación de esclavitud: i) son forzadas a trabajar bajo amenazas; ii) son controladas por sus captores; iii) son deshumanizadas y tratadas como objetos; iv) tienen una limitada libertad de movimiento y muchas veces, son obligadas a vivir en condiciones infrahumanas. Si bien lo más común es pensar en la explotación sexual, existen otras formas sumamente comunes como el trabajo forzado, la mendicidad infantil y la adopción ilegal. Lo más alarmante es que este tipo de dinámicas privan a las personas del último bastión de su condición humana: la dignidad.

“Hay diferentes tipos de explotación se llevan a cabo todos los días y nosotros, como ciudadanos, tenemos la responsabilidad de ser más sensibles y advertir que un gran número de personas a nuestro alrededor podrían tener una historia de este tipo. ¿Nos hemos vuelto indiferentes al dolor ajeno? Urge sensibilizarnos”.

“¿Qué responsabilidad tienen las empresas?, pues es donde las  organizaciones no pueden mantenerse ajenas a este tipo de dinámicas. Es de vital importancia que sus líderes comprendan la gravedad de este problema para evitar que sus colaboradores sean parte de redes que violan los derechos humanos de los más indefensos”.

Y es que al hablar de explotación dentro las empresas, esta se puede dar de diferentes formas que podrían resultar incluso comunes; desde quienes no reciben un salario digno por su trabajo, hasta aquellas personas que son obligadas a trabajar más allá de su horario laboral sin remuneración adicional. Estas, definitivamente son situaciones que los líderes empresariales pueden y deben buscar evitar.

Finalmente, es sumamente relevante que las empresas apoyen de manera activa a los fondos que han sido creados para ayudar a aquellos que han sido o son víctimas de trata de personas. Este compromiso entre empresas y fondos genera la noción de una responsabilidad común para luchar contra este tipo de prácticas. La acción de las empresas comprometidas es fundamental para poder erradicar este grave problema que causa un profundo perjuicio en el tejido social y empresarial en México y en tantos otros países.

Dicho ello la  Doctora  Paulina Segarra es egresada del Doctorado en Ciencias Administrativas de EGADE Business School, Tecnológico de Monterrey. Actualmente es Profesora Investigadora en la Universidad Anáhuac. En 2016, obtuvo el premio al Mejor Artículo de Investigación en la división de ‘Business

Además la Doctora Paulina ha presentado artículos académicos y desarrollado workshops en conferencias como Academy of Management, Society for Business Ethicsy la Administrative Sciences Association of Canada. Además, ha sido presentadora invitada en la Universidad del Sur de California (USC), la Pontificia Universidad Javeriana en Bogotá, Colombia y en EGADE Business School.

QUE ES LA TRATA EN MEXICO

En México el delito de trata de personas se encuentra tipificado en la Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas (2007), y en diversos códigos penales y leyes especiales estatales. En la ley de la materia se contemplan diversos escenarios para la comisión del delito, incluyendo la trata de personas a nivel nacional e internacional.

Y es que  la Ley federal promulgada en 2007 establece que “[c]omete el delito de trata de personas quien promueva, solicite, ofrezca, facilite, consiga, traslade, entregue o reciba, para sí o para un tercero, a una persona, por medio de la violencia física o moral, engaño o el abuso de poder para someterla a explotación sexual, trabajos o servicios forzados, esclavitud o prácticas análogas a la esclavitud, servidumbre, o a la extirpación de un órgano, tejido o sus componentes”.

Dicho ello en los  avances en la prevención del problema así como en la comprensión de los mecanismos por medio de los que operan las redes delictivas son limitados, en parte, debido a la falta de investigación con una metodología uniforme e indicadores medibles American Bar Association.

Y de acuerdo al Informe del instrumento para el estudio de las condiciones de la trata de personas para México los trabajos sobre el tema se han limitado a estudios locales y estudios generales sobre condiciones de vulnerabilidad para la trata de personas. 

Dado que la trata de personas es una actividad criminal y como tal las organizaciones involucradas operan en la clandestinidad, actualmente no se cuenta con un cálculo absoluto del número de personas afectadas por la trata.

Además a nivel mundial, la Organización Internacional del Trabajo  stima 2 International Labor Organization que desde el  2005, aproximadamente 2.5 millones de personas habían sido víctimas de trabajos forzados, de las cuales el 20% habría sido víctima del delito de trata. Por su parte, la Organización Internacional para las Migraciones 3Ezeta, F. (2006)

“Además se estima que anualmente alrededor de un millón de personas se convierten en víctima de este delito”.

“En México, como en el resto del mundo, la trata de personas afecta en su mayor parte a niñas y niños, y mujeres y hombres en edad productiva. De ahí la necesidad de incorporar enfoques de género y los derechos de los niños a los programas de atención para víctimas del delito de trata”.

Además la Organización Internacional del Trabajo (OIT) considera que, en 2016, 40.3 millones de personas estuvieron sometidas a trata de personas: 24.9 millones de ellas en trabajo forzoso y 15,4 millones en matrimonio forzoso.

“De los 24.9 millones de víctimas de trabajo forzoso: 16 millones fueron explotadas en el sector privado; por ejemplo, en el trabajo doméstico, la industria de la construcción o la agricultura.  4.8 millones fueron víctimas de explotación sexual forzosa. 4 millones fueron víctimas de trabajo forzoso impuesto por el Estado”.

Y es que la trata de personas es una forma de violencia de género, que afecta principalmente a las mujeres y niñas, las cuales constituyen el 99 por ciento de las víctimas en la industria sexual comercial y el 58 por ciento de las personas tratadas en otros sectores.

“Algunas de las circunstancias que hacen que las mujeres sean fácilmente víctimas de trata de personas son la  discriminación de género, la violencia intrafamiliar, las  relaciones de dominación y subordinación culturalmente aceptadas”.

La trata de personas es uno de los delitos de mayor impacto humano y social. Afecta profundamente a la persona, violentando sus derechos humanos y privándolo de las condiciones más elementales para la vida, dejando con ello una secuela indeleble que deteriora e impide el desarrollo de capacidades para vivir una vida digna.

Su costo social es también importante. La trata de personas victimiza principalmente a grupos vulnerables, pues prospera y se reproduce en el abuso de las debilidades y deficiencias de aquellos que por su condición de género, edad, ingreso, etnia, etc. Ofrecen menos resistencia frente a la explotación de quien los someten.

“En México, la trata representa la tercera fuente de ingresos para la delincuencia organizada, después de la venta de armas. Sus causas son múltiples y estructurales por lo exigen de la acción conjunta de todos los actores del Estado, así como las bases institucionales propicias para prevenirlo, perseguirlo y castigar a sus perpetradores”.

El problema de la trata de personas en México tiene como raíces la impunidad y la corrupción; asimismo en muchas ocasiones dicho fenómeno se encuentra vinculado a los flujos migratorios, la pobreza y la delincuencia organizada.

Con datos del  Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) cada año son explotados sexualmente entre 16 y 20 niños y niñas en México.  De manera adicional 85 son usados en actos de pornografía, mientras en 21 de las 32 entidades del país existe turismo sexual.

En México, sólo en 2004, trece mil niñas mexicanas fueron explotadas sexualmente por connacionales. Entre 2000 y 2008 se incrementó en un 300 por ciento la apertura de casas de masaje asiático legales en México, un negocio quera prácticamente inexistente.

A partir del año 2002 la trata de personas empezó a ser un tema de atención en México. De acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas para el Control de las Drogas y la Prevención del Delito (ONUDD), México es un país de origen, tránsito y destino de la trata de personas en cuestiones de explotación sexual y trabajo forzado.

“La Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas (FEVINTRA) reportó que durante el 2008 se iniciaron 24 averiguaciones previas por el delito de trata de personas, de las cuales únicamente dos fueron consignas. Pero de las 24 averiguaciones previas iniciadas por el delito de trata de personas, tres se relacionan con delitos cometidos fuera del territorio nacional: en España, Bahamas y Estados Unidos”.

Por lo que este es un reflejo del limitado impacto de la legislación es la escasez de estadísticas sobre la incidencia del delito de trata de personas en México. Entre el año 2009 y el 2011 se registraron sólo 629 averiguaciones previas (APs) por el delito de trata de personas en el fuero común y en el fuero federal.

 



« El Porvenir / Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario