Economico


Habrá menos volatilidad: Heath


Publicacion:03-10-2018

+ + - -

El economista independiente dice que si bien no se tiene una conexión directa con la política monetaria, con el USMCA disminuirá la volatilidad.

Ciudad de México.-  El nuevo acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés) va a generar menor volatilidad al tipo de cambio, que era uno de los factores que se tenía como riesgo para la inflación, afirma Jonathan Heath.

El economista independiente, que fue nominado para ser integrante de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) en diciembre próximo, dice en entrevista que si bien no se tiene una conexión directa con la política monetaria, con el USMCA disminuirá la volatilidad.

“Ya tenemos un acuerdo [comercial], entonces va a haber menos volatilidad”, considera quien es la propuesta del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para sustituir a Manuel Ramos Francia como subgobernador del instituto central, nombramiento que tendrá que ser ratificado por el Senado.

Durante la entrevista, el doctor en Economía por la Universidad de Pensilvania, que se le ve andar en Ecobici por Paseo de la Reforma rumbo a su trabajo y al que no le gusta usar corbata, advierte que sería un error usar las reservas internacionales para pagar deuda o para otros fines, como lo han propuesto algunos legisladores. “Le saldría más caro al gobierno”.

También opina que darle un mandato dual al banco central es un argumento meramente político, porque no cambiaría la forma de actuar o de hacer la política monetaria.

“No hay una obsesión por bajar la inflación a cualquier costo”, afirma al recordar que en 2009 cuando fue la recesión económica y había una inflación superior a 6%, el Banco de México decidió bajar las tasas. “No hay necesidad de arreglar algo que no está descompuesto”, apunta.

¿Alguna vez pensó que podría ser miembro de la Junta de Gobierno de Banxico?

—En otra ocasión había rumores y me dijeron que habían escuchado mi nombre, pero no creo que me estaban considerando, yo creo que simplemente alguien inventó el rumor. Siempre he pensado que en un momento dado podía ser, pero creo que más bien eran buenos deseos.

¿No lo pensó dos veces aceptar la propuesta?

—No mucho, quizá por dos razones: primeramente porque yo no aceptaría un trabajo en el sector público, salvo dos excepciones que como economista para mí podrían ser interesantes, la Junta de Gobierno del Banco de México y la otra era la Junta de Gobierno del Inegi.

Creo que podría entrar en uno u otro y hacer un buen trabajo y al mismo tiempo divertirme. Ya había considerado eso en mi cabeza.

Lo segundo es que yo no hubiera aceptado este puesto si me hubieran marcado una línea, si me hubieran dicho: Queremos que seas miembro de la junta, pero queremos que votes así o queremos que no hagas esto.

Si me hubieran dado alguna línea hubiera dicho que no, pero no me dieron línea ni para nada. O sea ninguna condición de absolutamente nada. Entonces, no tardé en aceptar.

¿Aunque vayan a tener menor sueldo ahora con la nueva ley de austeridad que abarca a los órganos autónomos?

—Sí. Voy a tener 64 años cumplidos y estoy en una etapa que podríamos llamar medio terminando mi carrera profesional.

Mis hijos ya no dependen de mí; realmente no tengo deuda, tengo todo, tengo mi plan de jubilación medio programado, entonces me puedo dar el lujo de aceptar un salario menor, simplemente por la etapa de mi vida profesional.

¿Cuántos hijos tiene?

Dos.

¿Son hombres?

—No, hombre y mujer.

¿Y qué le dijeron?

—Hemos platicado muy poco, apenas nos vamos a reunir todos este sábado.

Pero usted ya había trabajado en el sector público, en su currículum dice que trabajó en la entonces Secretaría de Programación y Presupuesto…

—Sí, pero a principios de los 80. Fue el único trabajo del sector público. Cuando terminé mis estudios doctorales regresé a México y por invitación de Rogelio Montemayor, que había asistido a la misma universidad, me invitó a trabajar ahí. Estuve un par de años, no me acuerdo exactamente.

La verdad no me gustó mucho el sector público, me desilusionó mucho, y de ahí nunca volví a trabajar en el sector público.

¿Tenía algún plan que tendrá que cambiar por trabajar ahora en el Banco de México?

— (Suelta una carcajada antes de contestar) Mi plan era ganar más dinero y eso creo que ya no será; mi intención era seguir haciendo lo que hago y que me divierte mucho como independiente, que puedo decir lo que quiero y cuando quiero, puedo escribir sobre lo que quiero, y creo que entrando a la Junta de Gobierno como que no lo van a ver tan bien. Tenía pensado nunca usar corbata el resto de mi vida, creo que también ahí ya me moví. Quería seguir yendo a trabajar en Ecobici y no sé si lo voy a lograr.

En cuanto a la postura de política monetaria, ¿será más gavilán o paloma?

—No creo. Pienso que mi posición ahí es más bien balanceada. Dependerá de la ocasión, de un análisis profundo de los indicadores económicos, de la situación y tomaré la decisión sin ningún prejuicio. Ahorita no me definiría ni como gavilán o paloma.



« El Universal »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario