Internacional Norteamérica


Dispensa de agente fronterizo muestra impunidad en uso de fuerza letal


Publicacion:26-11-2018

+ + - -

En toda la historia de la corporación, solo tres agentes han comparecido ante las cortes acusados de asesinato.

 

Tucson.- La exoneración esta semana del agente de la Patrulla Fronteriza Lonnie Swartz, acusado de asesinar en octubre de 2012 al adolescente mexicano José Antonio Elena Rodríguez, prolonga el patrón de incidentes de uso de fuerza letal sin castigo para agentes de esa corporación. 

Los agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos gozan de virtual impunidad en los incidentes en los que hacen uso de la fuerza letal, de acuerdo con una revisión histórica de estos casos realizado por el diario británico The Guardian.

Desde la fundación en 1924 de la Patrulla Fronteriza, ninguno de sus agentes ha sido declarado culpable del homicidio de algún inmigrante, a pesar de existir múltiples casos documentados de muertes injustificadas.

En toda la historia de la corporación, solo tres agentes han comparecido ante las cortes acusados de asesinato. Dos, incluyendo a Swartz, fueron exonerados y el otro dejado en libertad al no existir un acuerdo del jurado sobre su culpabilidad.

El pasado miércoles Swartz fue declarado -en una Corte Federal de Tucson, Arizona-, no culpable de homicidio involuntario, en la segunda ocasión en la que el agente fronterizo es juzgado y exonerado de la muerte de Elena Rodríguez, de 16 años.

En el primer juicio, en abril pasado, Swartz fue declarado inocente del cargo de asesinato en segundo grado.

Richard Boren, un activista proinmigrante del sur de Arizona que colabora con la “Red de víctimas de la Patrulla Fronteriza”, calificó los juicios contra Swartz de “una farsa de la justicia".

El 10 de octubre de 2012, Elena Rodríguez se dirigía caminando solo hacia su casa por la Calle Internacional, una vía de Nogales, en el estado mexicano de Sonora, que corre paralela a la valla que limita la frontera, cando el agente Swartz le disparó a través de la cerca fronteriza desde el lado estadunidense.

Una autopsia determinó que el adolescente recibió ocho balazos en la espalda y dos en la cabeza y un video muestra que Elena Rodríguez se encontraba tirado ya en el suelo cuando continuo siendo acribillado sobre la Calle Internacional.

Los fiscales argumentaron que el uso de la fuerza letal por parte de Swartz no estaba justificado y que el agente había seguido disparando al adolescente después de haber estado vivo en el suelo.

Los abogados defensores de Swartz, no disputaron que el agente disparó y mató al adolescente, pero argumentaron que lo hizo en defensa propia, al sostener que Elena Rodríguez lanzó piedras hacia el agente fronterizo para ayudar a un par de traficantes de droga a escapar hacia el lado mexicano.

Elena Rodríguez, es uno de los seis mexicanos que han muerto desde 2010 luego de que los agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos les han disparado a través de la frontera hacia México en supuestos incidentes de defensa propia en los que han argumentado el haber sido atacados con piedras.

Una séptima victima, murió al ser baleado cuando se encontraba en la parte superior del muro fronterizo.

En todos los casos, los agentes fronterizos han sido exonerados por jurados que consideran que el lanzamiento de piedras constituye el uso de un arma mortal en contra de los agentes.

La Corte Federal de Apelaciones del Noveno Distrito con sede en California, dictaminó a principios de la década de 1990 que en caso de ataque contra un agente, las piedras constituían un arma letal.

Desde entonces, en las acusaciones de homicidio contra los agentes fronterizos casi siempre aparece una piedra que justifica al agente el haber disparado.

Los abogados que representan a las familias de las víctimas optan, tras fallar en los procesos criminales, por abrir una nueva vía en búsqueda de justicia, con la presentación de una demanda por la violación de los derechos civiles.

Una buena parte de estas demandas son solucionadas fuera de las cortes, en arreglos entre el gobierno federal y las familias de las víctimas, en las que suelen pagarse indemnizaciones.

Estados Unidos pagó entre octubre de 2005 y julio de 2017 más de 60 millones de dólares en acuerdos legales para resolver casos en los que agentes de la Patrulla Fronteriza estuvieron involucrados en muertes, presuntos asaltos, detención ilegal y lesiones al conducir, según un análisis de datos oficiales, hecho por el diario británico The Guardian.

El gobierno federal ha resuelto así al menos 20 reclamaciones por muerte injusta a nombre de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), pagando más de nueve millones de dólares a las familias de las víctimas, en incidentes que incluyen disparos, golpes, uso de armas Taser y colisiones con vehículos.

Los agentes que cometieron las violaciones nunca fueron responsabilizados, más allá de perder su trabajo.



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario