Nacional Estados


En su tierra natal se agolpa el recuerdo


Publicacion:23-03-2019

+ + - -

Año con año, Luis Donaldo Colosio hijo llega a Magdalena de Kino para encabezar las ceremonias luctuosas en honor a su padre.

Llegó la resignación, pero no el olvido. A 25 años del asesinato del candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio Murrieta, agolpa el recuerdo. Sus hijos, Luis Donaldo y Mariana Colosio Riojas, encabezan una marcha por las libertades democráticas, la igualdad y el respeto.

La familia de Colosio ya no reside en la tierra que lo vio nacer. El 6 de febrero de 2010 falleció su padre, Luis Colosio Fernández, y el 27 de mayo de 2016, su madre, Ofelia Murrieta. La vivienda familiar está al resguardo de personal de servicio doméstico. Sin embargo, esta semana abrió las puertas para recibir a la familia, la cual organizó un homenaje al fallecido.

Luis Donaldo y Mariana viven en Nuevo León. Fueron criados por una tía materna luego de que el 18 de noviembre de 1994 murió su madre, Diana Laura Riojas, ocho meses después de que fue abatido su esposo. Los restos de ambos están depositados en un mausoleo, en esta tierra colonizada por el misionero jesuita Eusebio Francisco Kino, a finales del siglo XVII.

Desde su infancia, año con año, Luis Donaldo Colosio hijo llega a Magdalena de Kino para encabezar las ceremonias luctuosas en honor a su padre. Hace que el recuerdo perdure y que no se le olvide al gobierno en turno que la justicia tiene una cuenta pendiente.

Luis Donaldo Colosio nació el 10 febrero de 1950, en el antiguo Hospital de La Trinidad, hoy en día asilo San Antonio, a unos 300 metros de la vivienda de sus padres.

Estudió la primaria en el Colegio Fenochio, donde el 15 de septiembre de 1917 se aprobó la Constitución Política de Sonora; en ese plantel, en una aula magna se acostumbra colocar los nombres de los estudiantes destacados, mérito que obtuvo Luis Donaldo Colosio en 1960-1961.

La maestra Eva Luz Gutiérrez comentó que en la actualidad se le recuerda al finado candidato con mucho cariño. A los alumnos se les habla de quién fue y la esperanza que dejó en millones de mexicanos, además se les prepara y dirige para que surja otro Luis Donaldo.

Desde hace más de 20 años el bulevar que atraviesa la ciudad y llega a la plaza monumental lleva su nombre, ahí le erigieron una escultura de cuerpo completo con una placa con el mensaje: "El mundo no nos fue heredado por nuestros padres, nos ha sido prestado por nuestros hijos".

En el panteón municipal número uno de Magdalena se encuentra el mausoleo, el cual en la parte superior tiene una estatua del matrimonio Colosio esculpida en bronce, abajo hay una capilla donde se encuentran los restos del candidato a la presidencia junto a los de su esposa, Diana Laura Riojas.

Hablar de Luis Donaldo Colosio para muchas personas de Magdalena de Kino, las cuales lo vieron crecer, significa expresarse acerca de un personaje extraordinario, con carácter que rayaba entre la rebeldía y la sensibilidad. Fue un reaccionario dirigente estudiantil de la Ola Verde.

En la memoria colectiva prevalece un líder juvenil de mente brillante, el cual en 1967, como presidente de la Sociedad de Alumnos de la preparatoria, en el periodo de Gustavo Díaz Ordaz, llevó a sus compañeros a la huelga en so-lidaridad con los estudiantes de la Universidad de Sonora, quienes estaban en contra del régimen represor.

Transcurrió una generación y la vida de los habitantes de Magdalena de Kino se alimenta de un legado que continúa siendo un sueño: la transformación de México.

 Revelan spots

inéditos de Colosio

 Tras aquél famoso discurso que Luis Donaldo Colosio Murrieta pronunció al pie del Monumento a la Revolución, el 6 de marzo de 1994, la campaña presidencial tomó otro aire. Hubo que arrancar con todo y hacer que se conociera realmente al candidato priista.

El publicista y colaborador de EL UNIVERSAL Carlos Alazraki recuerda cómo fue que el entonces coordinador de la campaña presidencial priista, Ernesto Zedillo, lo buscó: había que generar spots para el candidato Colosio.

Fueron dos materiales los que se quedaron en el cajón. No vieron la luz y estaban listos tres días antes de que Colosio Murrieta fuera asesinado en Lomas Taurinas, Tijuana.

"Nunca salieron esos spots, ya no hubo tiempo. Lo mataron", comentó Carlos Alazraki.

En entrevista, relató que fue Ernesto Zedillo quien lo buscó apenas pasado el 6 de marzo de 1994, para encargarle la elaboración de la campaña de spots que lanzarían casi a finales de mes.

"Ernesto Zedillo me contrató después de que corrió a dos agencias [publicitarias] que no le funcionaron. Me preguntó que cómo podíamos repetir el discurso del 6 de marzo. Yo le dije que cómo quería repetirlo si ya estaba en todos lados. Él me respondió que debía repetirse para que no se olvidara



« El Universal »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario