Nacional Dependencias Federales


Hasta en el té siguieron a la Reina Isabel


Publicacion:19-04-2019

+ + - -

En la siguiente foja se indica que al visitar la Ciudad de México hubo una recepción a los miembros de la embajada Británica y comunidad inglesa en México

Las dos visitas que la reina de Inglaterra hizo a nuestro país en 1975 y 1983 no pasaron inadvertidas para la inteligencia mexicana: la Dirección Federal de Seguridad (DFS), antecesora del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), reportó cada uno de los movimientos que la monarca hizo en sus visitas al país, entre ellos, el momento en el que tomó el té con Cuauhtémoc Cárdenas, quien en ese entonces era gobernador de Michoacán.

Así lo prueba el expediente que hizo la DFS sobre la reina Isabel II y que se encuentra en el Archivo General de la Nación (AGN), donde 28 páginas detallan reportes que elementos de vigilancia hicieron sobre ella y su esposo, el príncipe Felipe de Edimburgo, además de las protestas que grupos comunistas hicieron por sus visitas.

En la caja 302, compuesta por 28 hojas, el expediente fechado el 15 de febrero de 1975 inicia con una reunión que realizaron autoridades militares y del estado de Veracruz para coordinar la recepción que se haría ante la llegada de la monarca a ese puerto el 20 de febrero de 1975.

Según el reporte firmado por Luis de la Barreda Moreno, entonces director de la DFS, se detalla que a la reunión asistieron el presidente municipal de Veracruz, Juan Maldonado, el general Arturo López Flores, representante del comandante de la 26 Zona Militar, Luis R. Casillas, contralmirante de la tercera zona naval, así como síndicos y regidores del ayuntamiento de Veracruz.

"La soberana será recibida el 28 del actual a las 16:00 horas en el aeropuerto Heriberto Jara Corona. La reina llegará acompañada del Príncipe de Edimburgo y su comitiva. A las 21 horas, la reina ofrecerá una cena privada a bordo del yate Britannia al señor presidente Luis Echeverría Álvarez y su señora esposa".

En la siguiente foja se indica que al visitar la Ciudad de México hubo una recepción a los miembros de la embajada Británica y comunidad inglesa en México, y que a mediodía la reina Isabel II y su esposo asistieron a una charreada ofrecida en su honor en el Lienzo Charro del Pedregal.

Golpes en Oaxaca

Con la clave "DFS 26-II-75", el titular de la DFS detalla que después de trasladarse de la Ciudad de México a Guanajuato, la pareja real visitó varios lugares turísticos en esa entidad, como el monumento a El Pípila, el Teatro Juárez y la Alhóndiga de Granaditas.

Tras esto, prosigue el reporte, la pareja se trasladó a Oaxaca en el avión Andover Británico, donde visitaron la zona arqueológica de Monte Albán, observaron una representación de la Guelaguetza "haciéndose notar que a este acto concurrió numeroso público y se registraron conatos de riña, por lo que intervinieron las autoridades correspondientes, resultando golpeadas varias personas".

En el reporte del 1 de marzo de 1975 se señala que de regreso al puerto de Veracruz para concluir su visita oficial a México, a bordo del yate real Britannia, la reina accedió a tomarse fotografías con diferentes funcionarios federales y estatales.

"A las 11:35 arribó el Presidente Luis Echeverría Álvarez y su esposa, quienes acudieron a despedir a los ilustres visitantes. A las 13:00 horas la reina Isabel II abandonó el país a bordo de una de sus naves".

"Visitantes indeseables"

 En su segunda visita, en febrero de 1983, la DFS nuevamente siguió los pasos de la monarca: informó que esta vez estaría en nuestro país por cuatro días, siendo Acapulco, Guerrero, Lázaro Cárdenas, Michoacán, y Puerto Vallarta, Jalisco, algunos de los lugares que visitaría.

Tras darse a conocer esta noticia, la DFS detalla que dirigentes locales del PSUM, PMT, PRT, PST, y PPS en Acapulco calificaron como "visitantes indeseables" a la pareja real, por lo que programarían un mitin y una marcha en repudio a esta visita.

Se señala que Mario Navarrete, líder local del PMT, calificó de indeseables a los monarcas ingleses, porque "México no reconoce los títulos nobiliarios desde la época del Presidente Benito Juárez, quien suprimió la existencia de la monarquía y separó el clero de los asuntos del Estado".

La DFS señaló que Abel Salgado Valdez, miembro del PSUM, afirmó que México se exhibía como un aliado del imperialismo inglés, debido a que "por la fuerza, Inglaterra retuvo su dominio de las isla Malvinas, que le pertenecen históricamente a Argentina".

En el siguiente reporte, fechado el 17 de febrero de 1983, la DFS informó que a las 14:24 de ese día en el aeropuerto de Acapulco llegó el entonces presidente Miguel de la Madrid Hurtado para darle la bienvenida a la reina, la cual llegó media hora después a bordo del avión de la Fuerza Real de Inglaterra.

Se describe que tras la ceremonia de bienvenida, ambos mandatarios recorrieron la costera Miguel Alemán Valdés hasta llegar al muelle fiscal, donde se encontraba el barco Britannia, donde la monarca ofreció un coctel a la prensa y donde más tarde visitó el Fuerte San Diego.

Cuauhtémoc Cárdenas tomó té con la reina

 Un día después, la DFS detalla que la reina viajó al puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, donde fue recibida por el entonces gobernador Cuauhtémoc Cárdenas, para posteriormente recorrer las instalaciones de Sicartsa.

"A las 17:00 horas, la reina y sus acompañantes arribaron al muelle fiscal para abordar el yate Britannia, donde tomó el té con el gobernador del estado [Cuauhtémoc Cárdenas], así como por Bernardo Sepúlveda Amor, secretario de Relaciones Exteriores, y con el presidente municipal Rafael Melgoza Radillo".

"Durante la estancia de la soberana no se registró ningún incidente, ni protesta alguna", finaliza el reporte.



« El Universal »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario