Legal


Sigue los pasos de su padre para desarrollar su carrera


Publicacion:20-05-2019

+ + - -

Su visión en el derecho fue muy simple, buscar que este fuese la herramienta más ideal para el bien social

Siguiendo el amor por el Derecho que le tuviera su padre a esta profesión,  el jurista Luis Fernando Morales Rizzi se ha dedicado a las ciencias legales, sólo que sus huellas en la ejercicio profesional marcaron un destino propio.

Hijo de uno de los grandes juristas del estado como lo fue su padre el Licenciado Benito Morales, Luis Fernando hizo vida en el Derecho, mas no en el desarrollo de la carrera judicial  como hubiese sido más fácil para él, sino que este optó por el litigio, la cátedra y coucheo legal.

Nacido un 24 de mayo de 1966, nuestro entrevistado es egresado de la Facultad de Derecho y Criminología de la UANL de la Generación  83-88, cuenta con Licenciatura y Maestría en Derecho Procesal Constitucional.

Su visión en el derecho fue muy simple, buscar que este fuese la herramienta más ideal para el bien social, y hacerse de un nombre por si mismo, y no tener el mote de “hijo de”, “hermano de”, ya que en la familia hay grandes abogados de ayer, hoy y siempre, comenzando con su padre.

 “La realidad es que desde muy pequeño en casa empecé a escuchar de derecho por mi papá y fue algo que siempre me llamó la atención y desde que estaba en la primaria quise ser abogado. Fui creciendo y no cambié de convicción. En la preparatoria en mi época de estudiante había en el último semestre un semestre de especialización y lo tomé en sociales y dentro de las materias que llevamos estaban derecho y me fascinó la materia. Eso me orilló a ratificarme en mi idea de ser abogado y por eso estudié las leyes”.

“La realidad es que mi padre siempre fue funcionario público en el poder judicial llegó inclusive a ser el presidente del tribunal superior de justicia y a mí me tocó estando e quinto o sexto grado escuchar cuando lo designaron magistrado de tribunal superior, entonces yo inclusive pregunté cuando él llegó a casa qué era un magistrado y me pidió que lo buscara en el diccionario, y que luego de ver la definición el me explicaría un poco más”.

“Entonces empecé a envolverme en el tema de derecho, justicia, veía algo de las preocupaciones que él tenía, cómo leía a la prensa, cómo hablaba de tópicos jurídicos, en fin. En la casa obviamente había bastantes libros de derecho y muchas enciclopedias de historia mexicana y cultura mundial, pero mucho reflejado en cuestiones legales y entonces me gustaba mucho leer eso y por ahí me encaminé”.

Bajo esta visión  es de subrayara que su papá se dedicó a todos los puestos que existen en el organigrama del Poder Judicial, faltándole solo el de actuario.

Su padre  empezó desde meritorio hasta llegar a la presidencia del Tribunal Superior de Justicia y después en un ámbito de la justicia, pero diferente que es en la Procuración, le tocó  hasta ser Procurador de Justicia e la entidad, una labor muy digna.

“Yo empiezo trabajando en un juzgado, en 1985 todavía estudiando derecho empecé de meritorio en un juzgado civil por un año y después estuve un año como escribiente y la verdad es que mi intención y mi idea era haber hecho una carrera judicial, sin embargo me hicieron un ofrecimiento para ingresar al despacho de abogados llamado Quintero y Quintero Abogados, muy connotado aquí en la ciudad, a nivel nacional e internacional, pues me hicieron la propuesta, me atrajo y a partir de noviembre del 87 me dedico a litigar”.

“Es difícil, porque a la gente lo etiqueta uno y te reconocen por el hijo de tal, entonces lo que uno trata de buscar es estudio, con su aplicación y trabajo, el desarrollar una función y una labor que permita que permita hacer un nombre y una carrera propia”.

“Afortunadamente tuve la oportunidad de que a mí me invitaran a ingresar a ese despacho, uno de los titulares o dueños del despacho fue a buscarme al juzgado para ofrecerme trabajo sin saber yo quien era ni el tampoco quién era yo, eso nos permitió empezar a litigar en esto. Afortunadamente en ese despacho hicimos un buen nombre, la gente nos conoce y hemos intentado llevar una carrera honesta, leal, digna, y que de alguna manera sin perder la memoria de lo que fue mi padre es hacer mi camino propio”.

Para el jurista, el tocar puerta  fue básico, no depender de la suerte, sino el hacerse a si mismo, y esto lo aplica hoy por hoy, pues cita que  hay que seguirse capacitando y estudiar y actualizarse porque el derecho cambia todos los días y como tal el espíritu del jurista así debe de ser para todo.

“La carrera es un camino difícil y yo le digo a los estudiantes de la facultad derecho, porque soy maestro, que las vacaciones se terminan cuando se termina su carrera y se titulan; ahí empieza su trabajo. Sí es una carga y es importante estudiar y aplicarse en el estudio y aprobar con buen promedio, pero lo importante es en la calle. Les digo que aquí en la escuela se pueden equivocar y que afuera ya no porque tienen en sus manos el patrimonio, la libertad de los derechos de las personas y esos hay que cuidarlos y protegerlos como si fueran de uno.Sí es un camino difícil pero como en todo hay que luchar y esforzarse por buscar lo mejor en el desempeño de su trabajo”.

Dicho ello  esa es la parte importante, desde luego el estar “picando piedra” que  es fundamental, pero siempre  buscar la manera de cada vez estar actualizado  siempre.

Esta visión de estar en constante aprendizaje lo hace combinar la carrera con su gran amor, como lo fue el dar clases, cual lo hace hasta nuestros días.

“En 1992 empecé, era  el Director el Licenciado Mauro Cruz quien me invitó a participar dando clases con una hora al día, empecé en febrero de ese año. Ya tengo 27 años ahí en la facultad ininterrumpidos de dar clase, así fue como empezamos y en lo personal es una situación que me gusta amucho, me mantiene actualizado y me obliga a seguirme esforzando. Estar con ellos me da vida”.

“Algunas de las materias que he impartido han sido La teoría general del proceso, el Derecho (PRIVAL Minuto 7:20) civil, y amparo, hoy básicamente estoy dando amparo que es parte de mi especialidad, y también doy la clase de la suspensión del acto reclamado en materia de amparo en la facultad”.

Esta etapa de su vida es de mucho gusto para el, pues ve pasar a estudiantes, hoy colegas que lo invitan a sr mejor cada día

“Me siento muy satisfecho, lo que hacemos en la cátedra es tratar de transmitir un poquito que sabemos y tratar de impulsar a los muchachos y decirles que hay que amar la carrera y que hay que ponerse la camiseta y estudiar y trabajar”.

“Me da mucho gusto ver estudiantes que eran míos y que hoy están triunfando en el ámbito del trabajo y laboral en la iniciativa privada, en empresas propias, en la función pública, tengo alumnos que son jueces, alumnos que litigan y son directores jurídicos de bancos y de empresas. Me da mucho gusto topármelos en las clases, es muy satisfactorio ver a los muchachos crecer y dedicarse a esto”.

Y es que es de subrayar que esta es una carrera difícil, hay una opinión equivoca de la sociedad en general diciendo que Leyes  es una carrera sencilla y que quizá es fácil, pero no es así.

Derecho es una carrera muy interesante, es una carrera difícil,  donde las leyes cambian constantemente y a diario que si no se está al pendiente de reformas, cambios y nuevas leyes, los abogados se quedan atrás.

“Los sistemas de justicia cambian constantemente y tenemos el nuevo sistema penal adversarial que es nuevo, laboral en los juicios en los juicios familiares, si no estamos preparados con oratoria no estamos aptos para desempeñar una labor como litigante, es importante seguir estudiando y actualizarse”.

“Pero también es un factor importante que hacemos, que es el rolarnos con la sociedad, cuando estamos en los colegios de abogados y asociaciones de abogados, buscamos el acercamiento con la sociedad, damos asesorías gratuitas, apoyamos a la gente de escasos recursos, tenemos un acercamiento social que es importante y yo creo que todos los que estudiamos esta carrera tenemos que tener una visión que nos ayude a fortalecer a la sociedad y que nos ayude a estar cerca de ellos y ayudar al más necesitado”.

Como abogado postulante  también sabe que la carrera es llevar mucho trabajo, y no dejar solo a un cliente en cuales quiera que sea su batalla legal pues desde el año 2006 decidió independizarse de “Quintero y Quintero Abogados”,  y para él fue una experiencia de vida hermosa y  pues se creó  “El Despacho Morales & Equihua, Firma Legal, S.C..”

Los socios son su padre Benito Morales Salazar,  su hermano Carlos Alberto Morales Rizzi quien en estos momentos  no está ligado al despacho por estar en la Dirección del ISSSTELEON y su primo Gustavo Equihua Morales.

“De agosto del 2006 a la fecha tenemos nuestra propia firma y manejamos ya independientemente nuestros asuntos y definitivamente que acá en el despacho en el que escribimos, aunque teníamos la calidad de socios era una posición relativamente cómoda, pues los licenciados Quintero se encargaban de buscar los asuntos y el manejo administrativo de toda la empresa y los empleados, ahora que nos cambiamos pues hay que ejercer eso que no hacíamos y había que aprender. Ya vamos para 13 años, todo ha caminado bien, tenemos buena cartera de clientes y tenemos trabajo”.

LIDER DE ABOGADOS

Es de subrayar que Morales Rizzi  también ha sido y es líder de juristas en Nuevo León y el país, pues  dirige la  Federación de Colegios, Bloques y Asociaciones de Abogados del Estado de Nuevo León, esto  de agosto de 2015 hasta la fecha, además de que fue Presidente del Colegio de Jurisprudencia de Nuevo León del 2010 al 2017, y hoy preside esta Federación de Colegios.

“Es una federación que aglutina alrededor de 40 colegios de abogados, no es tanto que la federación sesione, o que tengamos algún lugar para sesionar porque la federación no tiene un inmueble, el papel nuestro es acudir a las sesiones que tienen los colegios particulares representando a la federación a nivel nacional y entonces acudimos a las sesiones de los colegios que son miembros de la federación realizan y llevamos a cabo nuestra presencia ahí”.

“En el otro campo es coordinarnos con los colegios de abogados para buscar la forma de pedirles que den lo que comentábamos con apoyo a la sociedad con asesoría gratuita, el apoyo a gente de escasos recursos, de vez en cuando una campaña de cobertores y de ropa, pero más que todo es el apoyo a la sociedad en el punto de vista de carácter legal y sobre todo para gente de escasos recursos”.

Así, en este grupo de profesionales de derecho se cuenta con el Consejo Directivo, y en ese Consejo hay Comisiones y  como primer vicepresidente es el Licenciado José Manuel López Balero, y la segunda vicepresidente es la licenciada Norma Escamilla.

“Aquí la realidad es buscar la sinergia con los diferentes Colegios de Abogados y estar pendientes de ellos y buscar un acercamiento con la sociedad, hace poco tuvimos un problema de carácter legal donde la Federación intervino y uno de los Colegios pidió que se respetara la Ley de Profesiones del Estado donde dice que únicamente puede haber 5 Colegios de Abogados, ganó el amparo y lo que hicimos fue avocarnos para hablar con la Secretaria de Educación para que no hubiera sanciones económicas a los demás Colegios que se hacen llamar Colegios de Abogados y que tampoco hubiera ninguna situación de quitarles su membresía su nombre y demás”.

“Tenemos cinco Colegios reconocidos por la Secretaria de Educación: el Colegio Abogados de Nuevo León, el Colegio de Abogados de Monterrey, el Colegio de Jurisprudencia Nuevo León, el Colegio de Ciencias Jurídicas, y la ANADE, que es la Asociación Nacional de Abogados de Empresas, son los 5 que están registrados legalmente”.

“Y después, aunque se obtuvo el amparo no hubo consecuencias para ellos ni sanción económica ni cuestión de carácter de quitarles el nombre y ahí seguimos, otra de las cosas es que en el poder judicial federal particularmente en los tribunales que están en la loma larga teníamos los problemas de estacionamiento porque no nos dejaban entrar, entonces había que pararse en la calle, después venían las grúas de lado de San Pedro y se convirtió en un problema, vía la federación obtuvimos que se nos otorgaran 33 cajones de estacionamiento y hoy tenemos disponibles entre 33 y 35 cajones de estacionamiento para efectos de poder entrar en los tribunales sin tener que dejar el carro afuera y sin tener que caminar la loma y llegar a los tribunales, más o menos es eso lo que hacemos”.

Nombre.- Luis Fernando Morales Rizzi

Fecha de Nacimiento.- 24 de mayo de 1966

Padres.- (+) Benito Morales Salazar e Irma Rizzi Hernández de Morales

Hermanos: Benito Vicente Morales Rizzi y  Carlos Alberto Morales Rizzi

Esposa.- María del Roble Grajales Flores.

Hijos.- Luis Fernando Morales  Grajales, Mariana Lizbeth Morales Grajales  y Vanessa Lucía Morales Grajales.

-Es egresado de la Facultad de Derecho y Criminología de la UANL de la Generación  83-88, cuenta con Licenciatura y Maestría en Derecho Procesal Constitucional.

 



« El Porvenir/ Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario