Nacional Dependencias Federales


Admite Zaldívar que hay malos jueces


Publicacion:03-06-2019

+ + - -

Hay jueces que no merecen estar en el Poder Judicial: Arturo Zaldívar

CIUDAD DE MÉXICO.- Existen juzgadores federales corruptos que no merecen estar en el Poder Judicial de la Federación (PJF), incluso algunos de ellos han establecido nexos con el crimen organizado, asegura el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ministro Arturo Zaldívar, quien se ha echado sobre los hombros la tarea de erradicar la corrupción y el nepotismo existente en este Poder de la Unión, una batalla en la que dice, enfrenta fuertes resistencias internas y externas.
En entrevista con EL UNIVERSAL, Zaldívar Lelo de Larrea asegura que el combate a la corrupción no es su única prioridad, pues a la par tiene que dar otras batallas, entre ellas, la de recomponer el desorden administrativo en el que, afirma, recibió el PJF, donde había un manejo "caótico e ineficiente" que incluso podría llevar a fincar responsabilidades.
Si el Poder Judicial fuera un enfermo, el diagnóstico del ministro Zaldívar Lelo de Larrea es que se trata de "un paciente grave, con dolencias".
Este domingo, el presidente de la Suprema Corte cumplió cinco meses al frente del PJF, aunque su visión sobre el estado de salud de este Poder la tiene muy clara desde hace años, asegura, y ha expresado la necesidad de tener un Poder Judicial austero, eficiente y cercano a la gente, y aunque tiene una decena de prioridades para realizar una transformación durante su mandato de cuatro años, expone su preocupación sobre la corrupción.
¿Cómo encontró el Poder Judicial de la Federación?
— Como lo dije desde antes de llegar a la presidencia de la Corte, yo percibía que el Poder Judicial requería una transformación, una renovación, había distintas áreas en las cuales había que mejorar y esta percepción se confirmó una vez que llegué a la Corte y al Consejo de la Judicatura Federal (CJF) y tuve la oportunidad de empaparme más. Definitivamente encontré problemas administrativos, en el área jurisdiccional una serie de complicaciones, confirmé lo que yo pensaba y tenía conocimiento de que hay algunos sectores donde sin duda tenemos un problema de corrupción. También me encontré al Instituto de la Defensoría Pública completamente abandonado, es un área a la que nunca se le había prestado atención, me di cuenta y confirmé la necesidad de cambiar la manera como formamos y evaluamos a jueces y magistrados, en fin, la necesidad de iniciar una renovación del PJF conservando y profundizando aquello que tenemos de bueno, que es la mayoría, pero tocando áreas donde hemos fallado, donde no se ha hecho lo que se tenía que hacer y donde tenemos problemas.
¿En qué sectores encontró los problemas de corrupción?
— Por ejemplo, en materia jurisdiccional, si bien es cierto que la mayoría de nuestros jueces, juezas, magistrados y magistradas son honestos, también es cierto que hay un número que no son dignos de ser juzgadores federales y que incurren en conductas indebidas, algunos lo hacen de manera aislada y otros de manera casi organizada. Hay circuitos donde hemos tenido información de que existen problemas serios de corrupción, el caso que ya he referido de Jalisco, donde estamos tomando todas las medidas necesarias para ordenar esa área y tratar de ir abatiendo la corrupción en todos los sectores para dar un mejor servicio a la sociedad, a fin de que la gente confíe en los jueces, pero también para defender a la mayoría de nuestros juzgadores que, como ya dije, son honorables y honestos.
¿Ha dicho que habrá tolerancia cero a la corrupción, esto quiere decir que antes sí se toleraba?
— Lo único que puedo decir es que no había un combate enérgico, inteligente, organizado y sistemático a la corrupción.
¿Diría que no se actuó a tiempo o bien contra la corrupción porque hubo omisiones o complicidades?
— Mire, en este momento y con la información que tengo, no me toca a mí hacer un análisis crítico de quienes estuvieron antes que yo en esta responsabilidad, lo que me toca a mí es hacer un análisis de cómo están las cosas y tomar las medidas para que mejoren, mi mirada está puesta en el futuro y no en el pasado.
En la presidencia de la Corte, el tiempo es breve, el reto es enorme y prefiero dedicarme a construir, a mejorar aquello que no funciona más que distraerme en lo que se hizo o no en el pasado reciente.
Usted ha dicho que no es generalizada, pero ¿qué tan preocupante es?
— No es generalizada pero sí existe. Toda corrupción es preocupante aunque no sea generalizada y es preocupante, sobre todo porque hay ciertos sectores donde territorialmente está muy acentuada en algunos lugares. Claro que la corrupción, tratándose de juzgadores, siempre es preocupante, no es alarmante, no es generalizada, pero si no tomamos las medidas que se tienen que tomar, no sólo la corrupción no va a desaparecer sino que puede seguirse expandiendo y profundizándose. Ya estamos tomando medidas, ya hemos hecho, por ejemplo en el Circuito Jalisco, cambios muy importantes y trascendentes, yo espero que en poco tiempo podamos hablar ya de que ese circuito se encuentra saneado y empezaremos a tomar otras medidas para ir generando un Poder Judicial Federal que sea más confiable para la ciudadanía.
¿Cuántos jueces y magistrados están bajo investigación por estos casos?
— Sí puedo, pero no quiero dar números, porque me parece que parte de una estrategia de combate a la corrupción es no adelantar lo que se va a hacer, lo que he estado diciendo es lo que se ha estado realizando.
Quiero decirles que todos los casos en que tenemos, no sólo denuncias o quejas sino sospechas de corrupción, se están investigando y se tomarán las medidas necesarias.
¿Cuáles son los otros circuitos que tienen estos problemas?
— Hay otros, si bien ninguno con el tamaño de la problemática de Jalisco. Cuando se empiecen a tomar medidas en otros circuitos oportunamente se informará a la opinión pública.
¿El Presidente de la República [Andrés Manuel López Obrador] ya presentó sus quejas contra los jueces que han liberado delincuentes?
— Primero: los jueces no están liberando delincuentes. Se presentó, ni siquiera un reclamo sino un señalamiento de que había algunos jueces que quizás estaban liberando a personas que habían sido detenidas y los estaban liberando indebidamente. Los casos que nos han puesto de nuestro conocimiento se han analizado y hasta este momento en todos le puedo decir que los jueces federales han actuado conforme a Derecho y así ha sido reconocido por todos.
¿Ha encontrado casos de corrupción en la administración del PJF?
— Hemos encontrado, sí, un desorden administrativo importante, dentro de éste hallamos probables casos donde puede haber responsabilidad, no lo puedo afirmar en este momento, se han abierto las investigaciones, pero sí puedo decirles que encontramos una situación administrativa bastante caótica, ineficiente, con, no lo llamaré quebranto, pero sí problemas para hacer frente incluso a gastos que son inherentes, necesarios, indispensables y presenté yo al CJF un documento sobre cómo recibí la administración y a partir de ahí estamos trabajando.
¿Cuántos jueces y magistrados han sido denunciados ante la FGR por posibles actos de corrupción o colusión con el crimen organizado?
— Todos los datos que tienen que ver con investigaciones en curso no puedo responderlos en este momento.
¿Qué conductas [de corrupción] han detectado en el PJF?
— Hemos detectado conductas de todo tipo, por ejemplo, donde los bienes que tienen y que ostentan algunos jueces no corresponden con sus ingresos, hemos detectado modos de vida de ciertos juzgadores que tampoco son acordes con sus ingresos, posibles colusiones con despachos de abogados o grupos de abogados con jueces y magistrados para favorecer ciertos casos o clientes. Las conductas han sido muy variadas, las estamos investigando, estamos detectando y tomando las medidas necesarias. Claro, los procesos llevan su tiempo, no podemos nosotros de un día para otro simplemente con sospechas destituir, pero sí estamos tomando las medidas necesarias, como suspensiones, modificaciones en la estructura de los circuitos, tratando de atemperar los efectos de fenómenos de corrupción mientras se llevan a cabo las pesquisas.
Volviendo al caso del Circuito Jalisco, ¿qué han detectado ahí?
— En ese circuito en particular sí tenemos sospechas, información de que pudiera haber una intervención del crimen organizado con algún sector de juzgadores.
¿Qué grupos?
— No quiero dar más datos, no me corresponde, a mí me toca hacer investigaciones y una vez que tengamos los resultados tomar las decisiones que nos corresponde y poner en conocimiento de la Fiscalía General de la República (FGR) aquello que pudiera llegar a ser un delito.
¿Hay precedente de acciones de este tipo dentro del Poder Judicial?
— Nunca se había hecho una labor integral realmente de cero tolerancia a la corrupción y de combate, se había actuado en algunos casos de manera reactiva, pero nunca se había diseñado una estrategia para efectivamente dar un combate frontal para tener política de cero tolerancia a la corrupción.
¿En cuánto tiempo hizo su primera acción de anticorrupción?
— Realmente las primeras medidas las tomamos llegando, se destituyó a dos magistrados, a un juez, se iniciaron investigaciones, hay algunas indagatorias que tienen 7, 6, 5, 4 o 3 años, pero no han avanzado absolutamente nada, estamos agilizando todo lo que había atrasado y estamos iniciando las nuevas investigaciones con lo que nos hemos encontrado aquí.
Eso quiere decir que no era tan difícil de ver, la corrupción estaba a flor de piel en el PJF…
— Yo siempre dije que sí había un problema de corrupción en el Poder Judicial de la Federación, esto molestó a mucha gente, pero se tenía que decir, se tenía que ser autocrítico, se tenía que reconocer, creo que en beneficio de la ciudadanía y de la mayoría de los jueces y magistrados honorables. Era importante decir que hay algunos que no son honorables, que no son honestos, que no merecen formar parte del Poder Judicial Federal y que se debía combatirlos, respetando la Constitución, el debido proceso, su derecho de defensa, pero no podemos seguir en una simulación, no podemos seguir en un PJF en el que pasan cosas y parece que no pasa nada, requerimos asumir un compromiso no retórico, no en el discurso sino en actuación, que se traduzca en hechos, porque también se manda un mensaje a los buenos jueces de que van a contar con toda la protección del Consejo de la Judicatura Federal y se manda un mensaje a los malos servidores públicos de que ya no habrá tolerancia a la corrupción.
¿Ha encontrado resistencias dentro del Poder Judicial a esta postura de cero tolerancia a la corrupción?
— Claro que hay resistencias a todos los cambios que nosotros estamos queriendo hacer en lo administrativo, en lo jurisdiccional, en el combate a la corrupción, claro que hay resistencias.
¿Pero de qué rango son?
— Hay resistencias dentro del Poder Judicial, fuera de él y hay grupos dentro que obviamente ven amenazados sus intereses y tratan de poner todos los obstáculos necesarios para que esta agenda de renovación, de transformación del Poder Judicial, no avance y fracase.
¿Qué tanto poder tienen esos grupos dentro del PJF?
— Son grupos que sin duda son importantes pero…
¿En la Corte?
—No tendrán suficiente poder para obstaculizar en definitiva el empuje que tenemos, la decisión que tenemos, porque nos asiste la razón, sabemos lo que tenemos que hacer y sabemos cómo lo tenemos que hacer y lo haremos.
¿Esos grupos son tan poderosos?
— No quiero entrar en detalles sobre el tema, pero lo que tenemos que hacer lo haremos por más que haya resistencias y por más fuertes que sean quienes se oponen al cambio.
¿En el PJF hay narcojueces?
— No, yo no los llamaría narcojueces, hay algunos casos donde el crimen organizado llega a infiltrarse. También hay que tomar en cuenta otra cosa, hay muchos jueces y magistrados federales que arriesgan todos los días su vida y hoy estamos en este esquema de plata o plomo, entonces, también hay que entender, estos jueces que arriesgan la vida, que debemos como Estado mexicano tener el compromiso de protegerlos, de cuidarlos, brindarles seguridad, porque pocas veces se habla de ellos, se habla de los jueces que se corrompen, pero no de los jueces que no sólo no se corrompen sino que resisten arriesgando su vida. Creo que estos jueces merecen un reconocimiento de la sociedad y protección del Estado, este es otro de los aspectos que ocupan mucho de mi tiempo y atención, este grupo de jueces que verdaderamente son mexicanos ejemplares.
Si el PJF fuera un paciente ¿cuál sería el diagnóstico?
— Encontramos un paciente grave, con dolencias varias, pero estamos encontrando, una vez hecho un buen diagnóstico, el tratamiento y la cura para cada uno de estos padecimientos.



« EL UNIVERSAL »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario