SabiasQue


Qué supone un smartphone sin Android y sin los servicios de Google


Publicacion:19-06-2019

+ + - -

El veto de Estados Unidos a Huawei y la confirmación de que Google dejará de mantener relaciones con el gigante chino ha generado muchas dudas

El veto de Estados Unidos a Huawei y la confirmación de que Google dejará de mantener relaciones con el gigante chino ha generado muchas dudas, sobre todo en lo que respecta al futuro de Android en los dispositivos de la compañía asiática.

Esto, unido a las interpretaciones erróneas y al amarillismo de algunos medios ha generado una fuerte campaña de desinformación que no ha hecho ningún bien, ni a Huawei ni tampoco a los usuarios que tienen un smartphone de la marca, o que pretenden comprar uno a corto plazo.

Sé que muchos de nuestros lectores no terminan de tener claro qué ocurrirá con los terminales de Huawei que están equipados con Android, y tampoco con aquellos que tienen previsto llegar al mercado en los próximos meses, así que hemos querido hacer este artículo especial para ayudaros a aclarar un poco vuestras dudas.

Como siempre os recuerdo que cabe la posibilidad de que se produzca un acuerdo a corto plazo que ponga fin al veto de Huawei, pero de momento la situación es la que es y vamos a centrarnos en ella para valorar desde una perspectiva realista qué ocurre, qué puede ocurrir y qué perderíamos en un smartphone sin Android y sin los servicios de Google.

Tengo un Huawei con Android, ¿qué me va a pasar?

Nada, no te va a pasar nada. No tienes que salir corriendo a malvender tu terminal pensando que se avecina un apocalipsis y que tu dispositivo quedará inutilizado. Seguirá funcionando con total normalidad, podrás seguir accediendo a la Google Play Store y descargar las aplicaciones que quieras tantas veces como quieras.

Lo mismo aplica a los servicios de Google en Android, seguirán estando activos y podrás utilizarlos sin problema. Así lo confirmó la compañía estadounidense cuando dijo que seguirá dando soporte a los terminales de Huawei que están basados en su sistema operativo, un movimiento perfectamente comprensible.

Si Google hubiera decidido cerrar el grifo a Huawei de una manera más radical y drástica se habría ganado el rechazo de una enorme cantidad de usuarios. No es casualidad ni un gesto desinteresado, a la firma de Mountain View no le conviene quedar en mal lugar frente a millones de usuarios que compraron un smartphone de Huawei con Android hace menos de un año, y por ello ha optado por seguir dándoles soporte.

Puede, no obstante, que se reduzca o se suprima por completo el lanzamiento de nuevas versiones de Android, pero el periodo mínimo de soporte de actualizaciones de seguridad sí que debería cumplirse sin ningún problema.

En resumen, disfruta tranquilo de tu smartphone Huawei, no tienes nada que temer ahora mismo, y no creemos que la situación vaya a cambiar a corto o a medio plazo.

¿Qué supone esto para futuros dispositivos de Huawei?

El hecho de que Huawei pierda la licencia de Android no es el único problema al que deberá hacer frente la compañía china, y es que detrás de este sistema operativo hay un completo ecosistema de servicios y APIs que debemos valorar en conjunto para entender mejor el alcance del fin de sus relaciones con Google.

Antes de profundizar es importante tener en cuenta que Android es, en su base, un sistema operativo de código abierto y que su uso es libre. Sin embargo, esa condición se pierde cuando viene con el framework Google Services, que integra una serie de elementos que son fundamentales en la experiencia Android que todos conocemos.

Es aquí donde empiezan los problemas, y donde entra en juego el peso de esa «licencia» de Google. ¿Qué perdemos al no poder utilizar ese conjunto de servicios y APIs? Esa es la pregunta clave, y podemos empezar a resolverla con una respuesta directa y simple: mucho.

Lo primero que nos viene a la cabeza es la Google Play Store, la conocida tienda de aplicaciones que aglutina todo el ecosistema de software de Android. Sí, no hay duda de que este es uno de los sacrificios más importantes, y que también perdemos todos los servicios asociados a Google, pero esto es solo la punta del iceberg.

Google Play Services lleva asociadas una enorme cantidad de tareas que van desde la gestión de la ubicación hasta la sincronización de datos, contactos y aplicaciones, pasando por el control de las notificaciones emergentes, la optimización y el rendimiento de los gráficos en juegos, las copias de seguridad, las actualizaciones, la cámara y la reproducción de sonido y de vídeo.

Dicho de una manera más sencilla, al eliminarse Google Play Services nos queda un Android con grandes carencias que necesita una revisión profunda para funcionar de forma óptima, ya que desaparecen una gran cantidad de APIs básicas que, junto a la Google Play Store, dan forma al pequeño androide.

¿Qué opciones tiene Huawei si se queda sin Android?

Su mejor opción es también la más complicada y arriesgada, desarrollar un sistema operativo propio que no dependa de ninguna compañía asociada o vinculada a Estados Unidos, y es precisamente la que han elegido.

Como sabemos el gigante chino está trabajando en  HongMeng OS, nombre provisional que recibe su sistema operativo para dispositivos móviles. Todavía no tenemos claro qué base está siguiendo Huawei, pero se comenta que podría utilizar en todo o en parte Aurora OS, un sistema operativo que tiene su origen en Sailfish OS.

Esto, unido a la gran cantidad de plataformas de aplicaciones que existen en China, como Baidu y Tencent QQ, y a las mejoras que Huawei está introduciendo en su propia tienda de aplicaciones, conocida como App Gallery, representa en conjunto un importante balón de oxígeno que permitiría al gigante asiático dar forma a una alternativa real y efectiva a Android, pero que estaría limitada, en principio, a China.

No lo digo sin motivos, el ecosistema que ofrecen empresas chinas como Baidu y Tencent QQ no existe fuera de dicho país, así que es perfectamente comprensible que Huawei haya dicho que primero lanzará su sistema operativo a nivel local y que no lo veremos a nivel internacional hasta 2020. La compañía china tiene mucho trabajo por delante, pero como ya hemos comentado anteriormente las consecuencias podrían ser imprevisibles.

Actualmente Huawei es el segundo mayor vendedor de smartphones del mundo. Si deja de utilizar Android puede que muchos usuarios migren a otras marcas y se mantengan fieles a dicho sistema operativo, ¿pero qué ocurriría si tiene éxito con su propio sistema operativo? Pues que podría acabar dando un mazazo enorme a Google y convertirse en un rival directo de Android a nivel internacional.

Obvia decir que esto no le interesa a Google, y que el veto a Huawei también ha sacudido a la industria estadounidense de los semiconductores, que ya ha empezado a hacer presión para que Trump recule y busque un acercamiento antes de que se empiecen a perder miles de millones de dólares entre ingresos a la baja y pérdidas de capitalización de mercado.



« Especial »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario