Economico


Katmandú, Nepal Una pequeña ciudad con una gran personalidad


Publicacion:23-06-2019

+ + - -

En definitiva, Katmandú es una ciudad que ofrece muchos lugares que visitar y actividades para realizar

Capital de Nepal, pequeño país entre China e India, situada en medio de un valle. Se trata de una ciudad con mucha personalidad que no dejará a nadie indiferente, sus callejuelas, templos, plazas y parques entretienen a cualquier viajero con un poco de curiosidad. Los nepalíes, con su simpatía, formas amistosas y hospitalidad, hacen que uno se sienta bienvenido.

En definitiva, Katmandú es una ciudad que ofrece muchos lugares que visitar y actividades para realizar; se asemeja a casi todo el resto de las capitales asiáticas por lo caótico: autobuses, rickshaws, autos y motos luchan por encontrar su espacio, a diferencia que no es una ciudad de gran tamaño.

Una visita obligada para poder experimentar este caos y la energía que desprende la ciudad es el barrio de Thammel, famoso para pasear por sus callejones, aquí es donde se encuentra la mayor oferta en alojamiento, restaurantes y tiendas para comprar un poco de todo, desde artesanías típicas, textiles y ropa bastante convencional, hasta todo lo que puedas necesitar para practicar senderismo o montañismo.

Aventúrate a través de las calles más estrechas, en los pequeños mercados y templos ocultos, hay miles de cosas por descubrir. Un lugar que te recomiendo para hacer una parada es Or2K, la decoración, música, ambiente, comida y servicio, harán que te den ganas de regresar; en cuanto llegas tienes que quitarte lo zapatos y te sentarás en cojines o pequeños taburetes alrededor de una mesa con velas, lo que hace el ambiente más íntimo a pesar de estar siempre lleno de gente.

Muy cerca se encuentra la Plaza Durbar o Basantapur, tal vez no tan encantadora pero no deja de ser impresionante por su tamaño, te puede llevar una mañana entera visitarla; los templos y edificios de distintas épocas se agolpan por toda la plaza. Se trata de un complejo de estructuras con el Palacio Real que se extiende sobre unas cinco hectáreas. Uno de los grandes placeres de esta ciudad es pasar unas horas observando cómo la vida transcurre en la capital desde lo alto de alguna de las terrazas.

Katmandú tiene dos de los templos más sagrados del País y no te los puedes perder:

*Swayambhu o Monkey Temple: Uno de los más nombrados y famosos de la ciudad, se trata de un antiguo complejo religioso situado en lo alto de una colina al oeste de la ciudad.

Como dice su nombre suele haber muchos monos, los cuales están considerados sagrados. Este santuario ocupa una posición central en el budista tibetano y para visitarlo habrá que subir sus 365 escalones, durante el atardecer es uno de los mejores momentos.

*Templo de Boudhanath Pashupatinath: El más importante y antiguo del Valle, se trata de la estupa esférica más grande de Nepal y el sitio más sagrado del país. Está situado a unos 11 km del barrio de Thammel. Para aquellos que les guste o no les importe madrugar, todas las mañanas a las 7 aproximadamente se realiza un ritual en el que la gente camina alrededor de la estupa mientras se repite el famoso mantra Om Mani Padme Um y se derraman potes de pintura a la estupa.

Es común ver monjes por todos lados, observarás a unos que son nómadas y poco andrajosos, en realidad son los sadhus, que dedican su existencia a la vida religiosa y peregrinan de templo en templo, no poseen más que lo que pueden llevar encima.

Y si quieres tomarte un respiro de la bulliciosa actividad de la capital, relájate entre los bonitos y amplios espacios verdes del Parque de los Sueños, un buen lugar para descansar, pasear o tomarse un refresco después de haber estado andando por los callejones del barrio de Thammel. Ratna Park es otra opción de espacio verde, fue construido para niños y lleva el nombre del segundo matrimonio del rey Mahendra. En él se puede presenciar a muchos jóvenes practicando el deporte favorito del país, el cricket, así como gente realizando ejercicio y al lado hay un mercado al aire libre con diferentes puestos ambulantes.

Algo que nadie debe perderse es degustar los diferentes platos más típicos de la cultura nepalí, la cocina es una de las formas más auténticas de entrar en contacto con una cultura diferente: El tradicional Dal Bath (arroz cocido, sopa de lentejas, verdura y patatas) que es básicamente lo que comen siempre los nepalíes. Los momos (también llamados gyoza o dumplings) con diferentes formas e ingredientes (dulces o salados). Los rotis (una especie de pan cocinado en hornos artesanos).

Los diferentes curris de verduras, papas, queso, etc… (Aloo Gobi, Aloomutter, etc). Cuando viajes a Katmandú no dejes escapar la oportunidad de adentrarte en algunas de sus casas tradicionales, visitar los numerosos espacios sagrados o contemplar la naturaleza virgen que la verás en todo su esplendor alrededor de la ciudad.

Los apasionados a los deportes de aventura y el montañismo descubrirán en esta ciudad uno de sus destinos preferidos, no dejes de visitar la que podría considerarse la Capital del Cielo, rodeada por 8 de las 14 montañas más altas del mundo, incluyendo el Everest.

 



« Redacción »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario