Nacional Educación


Ciudad Universitaria cumplirá 12 años de ser patrimonio de la UNESCO


Publicacion:24-06-2019

+ + - -

En el año 2005 se comenzó a armar el expediente para presentarlo ante la UNESCO.

 

CIUDAD DE MÉXICO.- El campus Ciudad Universitaria (CU) cumplirá 12 años de haber sido inscrito en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. El 28 de junio de 2007, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se convirtió en una de las 5 universidades del país en obtener este nombramiento.


En su momento, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) le entregó este reconocimiento por, "encarnar valores sociales y culturales de trascendencia universal y ha llegado a ser uno de los símbolos más importantes de la modernidad en América Latina".


En CU, señala el dictamen del organismo internacional, "se integran el urbanismo, la arquitectura, la ingeniería, el paisajismo y las bellas artes, asociando todos estos elementos con referencias a las tradiciones locales. El conjunto encarna valores sociales y culturales de trascendencia universal y ha llegado a ser uno de los símbolos más importantes de la modernidad en América Latina".


El campus original, declarado Patrimonio Mundial, incluye más de 50 edificios en una superficie de 176.5 hectáreas. Tiene como límite, hacia el poniente, al Estadio Olímpico; al sur, los Frontones y la Zona Deportiva; al oriente, la Facultad de Medicina; y al norte, los edificios de las facultades de Filosofía y Letras, Derecho, Economía y Odontología.


Para Felipe Leal Fernández, exdirector de la facultad y entonces encargado de Proyectos Especiales de la Rectoría, el campus es un elemento de identidad puesto que en el imaginario colectivo, cuando se piensa en la Universidad automáticamente se le asocia al campus central y sus edificios, como la Biblioteca Central.


"La característica fundamental es la conjunción entre el arte, las ciencias y las humanidades. Está presente el México antiguo, pero también el moderno, las tradiciones plásticas y la arquitectura a cielo abierto, los espacios públicos. Aquí se integran la naturaleza, el paisaje y el muralismo".

El proceso para obtener el nombramiento de Patrimonio de la Humanidad comenzó desde el año 2000, cuando después de la huelga de 1999 después de que la institución permaneció cerrada durante 9 meses, la UNAM atravesó por un proceso de regeneración y mejorar la autoestima de la comunidad universitaria.

En 2004, se lanzó la iniciativa. "Necesitábamos tener una reafirmación y un reposicionamiento de la importancia de la Universidad en la sociedad mexicana, y al mismo tiempo enaltecer y aumentar la autoestima de los universitarios", dijo Leal.

En el año 2005 se comenzó a armar el expediente para presentarlo ante la UNESCO, luego que el 18 de julio se obtuvo un decreto presidencial que declaró a CU Monumento Artístico de la Nación.

De manera paralela, dio a conocer la UNAM en un comunicado, que se había armado un plan integral para atender algunos rezagos y problemas, como el colapso de vialidades. De estos análisis surgieron el programa Pumabús y el sistema Bicipuma como alternativas de movilidad para la comunidad; también se instaló iluminación nocturna para los murales.

El expediente requirió meses de revisiones y comentarios, y después la UNESCO envió expertos y árbitros internacionales para constatar que lo planteado se cumpliera. El nombramiento se obtuvo el 28 de junio de 2007.

De acuerdo con la UNAM, el director de la Facultad de Arquitectura, Marcos Mazari Hiriart, consideró que obtener la declaratoria de la UNESCO representa la responsabilidad de conservar el campus. Ejemplificó que cuando se construyó, entre 1948 y 1954, se creía que el acero, el concreto o las piedras naturales durarían para siempre; a 65 años de su construcción se sabe que este material requiere mantenimiento, cuidado y renovación.

"Ejemplo de ello son los murales, que resienten las condiciones de la intemperie, o la actualización del equipamiento eléctrico y de las redes de comunicación, fundamentales para el desarrollo actual de la Universidad. Todas las acciones deben ir encaminadas a la conservación y, al mismo tiempo, a la modernización que se requiere para que la institución siga cumpliendo sus funciones", señaló.

En abril de 2016 se creó el Comité de Análisis para las Intervenciones Urbanas, Arquitectónicas y de las Ingenierías en el Campus CU y los otros campus de la UNAM. Dentro de él, una comisión se encarga del Campus Central Patrimonio Mundial. "Esa instancia da seguimiento a los proyectos que se puedan desarrollar, analizamos desde un cambio de ventana hasta una ampliación, los requerimientos y los espacios originales", indicó el funcionario.

"Cada aniversario de la declaratoria es una oportunidad para recordar la importancia de CU, como campus universitario y como cara de México ante el mundo. Es fundamental que revaloremos la conservación del patrimonio del que somos parte", finalizó.



« El Universal »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario