Nacional Estados


Alistan ayuda para migrantes en albergue de Oaxaca


Publicacion:09-07-2019

+ + - -

El propósito del convenio, destacó el prelado, es apoyar con capacitación laboral a los migrantes que ingresen ordenadamente al país

 

JUCHITÁN, Oax.- Los migrantes centroamericanos refugiados en el albergue Hermanos en el Camino recibirán capacitación laboral y una ayuda de 5 mil 500 pesos al mes, como parte del Programa de Emergencia Social, informó a EL UNIVERSAL el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra, fundador del albergue.
Precisó que acordó con autoridades de la Secretaría de Bienestar y la firma de un convenio para apoyar a migrantes centroamericanos mediante dicho programa.
El propósito del convenio, destacó el prelado, es apoyar con capacitación laboral a los migrantes que ingresen ordenadamente al país y estén bajo el resguardo del albergue instalado en Ciudad Ixtepec.
Cada migrante beneficiario, explicó, recibirá un apoyo mensual de cinco mil 500 pesos, por hasta tres meses, según se establece en las reglas de operación del Programa de Emergencia Social, cuyos criterios se publicaron en el Diario Oficial de la Federación (DOF), el 12 de marzo pasado.
De acuerdo con Solalinde Guerra, los migrantes también recibirán una capacitación para realizar alguna actividad productiva, la cual podrá abarcar un periodo de hasta 90 días (tres meses), por lo que cada migrante beneficiado podrá acceder a un apoyo de hasta 16 mil 500 pesos.
Se proyecta que con el recurso del apoyo mensual el migrante beneficiado podrá dejar el albergue para rentar una vivienda.
El albergue Hermanos en el Camino fue fundado en Ciudad Ixtepec en el año 2007 y hasta antes del acuerdo entre Estados Unidos y México para contener el flujo migratorio desde la frontera sur, recibía cada día un promedio de 300 migrantes. Actualmente, la cifra ha disminuido a entre 30 y 50 migrantes por día.
Confianza en el INM. Solalinde expresó su confianza en el proceso de "reingeniería" que realizará el Comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Francisco Garduño Yáñez, en esa dependencia, con la finalidad de que la nueva política migratoria tenga un equilibrio entre el tema de seguridad y la defensa de los derechos humanos.
"Con la reingeniería en el INM, México contará con una política migratoria que garantice los derechos humanos de los migrantes y poco a poco terminará la pesadilla que viven las personas procedentes de Guatemala, El Salvador y Honduras, que desean llegar a Estados Unidos", indicó el sacerdote.
El también activista en pro de los migrantes señaló que desde un principio el gobierno de Andrés Manuel López Obrador instrumentó una política migratoria fallida que se reflejó en las decisiones "titubeantes y pendulares", que le permitieron a Estados Unidos imponer medidas unilaterales en esa materia.
El prelado también cuestionó la postura de la jerarquía católica, la que calificó de incongruente porque no ha abierto un sólo albergue en todo el territorio nacional que apoye a los migrantes con alojamiento, medicinas y alimentos.
"No se puede criticar desde la comodidad de una oficina sin atender las necesidades de los migrantes y sus familias", expuso.
Agregó que "la defensa de los derechos humanos de los migrantes ha corrido por cuenta de la sociedad civil y de nosotros los misioneros en coordinación con algunas autoridades municipales, pero los grandes ausentes han sido los integrantes de la jerarquía católica".



« EL UNIVERSAL »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario