Economico


Cataratas del Niágara, una maravilla natural


Publicacion:28-07-2019

+ + - -

Ya que están en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, podrás tener vista desde ambos países

Sin duda no hay en el mundo una caída de agua tan visitada, fotografiada, pintada o comentada como esta, aun cuando no es la más alta ni la más grande, pero si es espectacular por el gran caudal de agua que registra.

Ya que están en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, podrás tener vista desde ambos países y al ser un lugar tan concurrido está provisto de buena infraestructura para hacerlo.

Aquí te platicaré los mejores lugares para hacerlo.

Las vistas desde Canadá son más frontales y directas. Hay fantásticos hoteles (muchos de ellos con vistas), casinos, centros comerciales y la divertida zona de ocio de Clifton Hill, la calle cerca de las cataratas y del río Niágara que está llena de tiendas de regalos, museos,salas recreativas, restaurantes, hoteles y atracciones temáticas.

En el lado de Estados Unidos, el entorno de las cataratas está integrado en un Parque Estatal y la experiencia es mucho más calmada y natural. Hay muchas zonas verdes, bonitas islas y abundan los senderos y unos excelentes miradores que nos ofrecen una visión más cercana a la fuerza del agua, aunque con vistas más laterales.

En Prospect Point tendrás una vista panorámica del lado americano.

Hay una torre de observación, pero lo mejor es bajar hasta el pie del agua y ya estando aquí no te puedes perder un paseo en el barco Maid of the Mist que te permitirá un acercamiento a la caída del agua, resultará casi imposible que no te mojes entre la neblina de finas gotas y el viento que produce la caída, pero valdrá la pena y afortunadamente serás provisto de un impermeable que lo aligerará; normalmente está abierto entre finales de abril y principios de noviembre.

En Canadá desde la Torre Skylon puedes ver desde el observatorio o reservar una mesa para cenar y verlas de noche, las cataratas están iluminadas y van cambiando de color con efectos muy bien logrados, es espectacular.

También del lado canadiense puedes ver las cataratas por detrás durante todo el año en la atracción Journey Behind the Falls, la visita consiste en un descenso en un elevador a unos 40 metros hacia los niveles de túneles inferiores, con acceso a dos puntos de observación: dos grandes balcones desde los que podrás casi tocar con la mano el agua, ya que se encuentran debajo de la caída.

Es una gran experiencia, el estruendo es enorme y el entramado de túneles y pasillos oscuros hace el paseo muy emocionante.

Otra manera diferente de ver esta maravilla natural es desde el aire, tendrás otra perspectiva: subirte al Whirpool Aero car, un teleférico antiguo que ofrece vistas espectaculares de los rápidos del Río Niagara desde una cabina semiabierta suspendida en un cable o puedes sobrevolar las cataratas en helicóptero, así adquiere una nueva dimensión, podrás ver perfectamente su forma de herradura, el volumen de agua que transporta y su potencia colosal, además de admirar todo el entorno. Definitivamente, una maravilla natural que tienes que vivir por lo menos una vez en la vida del lado que quieras.



« Redacción »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario