Legal


Busca que el Derecho lleve paz a la sociedad


Publicacion:19-08-2019

+ + - -

Su enfoque en el desarrollo profesional está más que nada dirigido en dar todo de si por la mejora continua.

 

Con un romanticismo pleno en pro de la estabilidad de la sociedad, el jurista local Reinold Rodríguez García desea que el Derecho  lleve paz y tranquilidad a la comunidad en general.

Su visión en la vida  ha sido muy simple, pero concreta, el que a cada quien se le dé lo que se merece, ni más, ni menos, que sea justa la vida.

Y es que Reinold Rodríguez García, quien naciera un 27 de marzo del año 1978, llega a este mundo con la finalidad de poder hacer el bien.

El es egresado de la Facultad Libre de Derecho en la Generación 2001, cuenta con varias, Maestrías; una de ellas en Estados Unidos enfocada en temas de Ética y Negociación, y otra en México en la UANL sobre Resolución de Conflictos.

Y es que su enfoque en el desarrollo profesional está más que nada dirigido en dar todo de si por la mejora continua.

“Mi enfoque en los últimos años ha tenido que ver con temas familiares, temas de divorcios, de herencias, temas de custodia, básicamente donde el derecho no necesariamente va resolver todo el problema porque hay más cosas inmersas no solamente la ley, sino temas legales, sociales, económicos, culturales, de valores, incluso temas sexuales. Entonces un abogado en general tiene que buscar un área y esa es un área en la que yo me he enfocado”.

“Una amiga que también estudió ahí en la Libre y luego en Harvard y que ahora está en la ONU, dice que, en su familia, su abuelita, los abogados nacemos y que ya nacemos peleoneros y latosos y luego vamos a la escuela para tener un título y vivir de eso, de estarnos peleando”.

“Yo pienso que de cierta manera siempre desde que era un niño identificaba injusticias, desde que era un jovencito era posiblemente el que se peleaba a favor de los que buleaban, siempre hay el niño que se madrea los otros niños y que los golpea y yo generalmente me ponía del lado de una persona que se encontraba en una situación más vulnerable”.

Y es que es de la visión de que al  final de cuentas, es lo que uno es y trae ya por ello gusta de atender injusticias.

“Una cosa llevó a la otra, también entre las opciones que estaban para estudiar la licenciatura cuando terminé la prepa estaba la libre de derecho como una buena opción independientemente de cual fuera la carrera que fuera a tomar, y por ahí me fui, y es una decisión difícil a final de cuentas porque los abogados contrario a lo que se pudiera creer de que los abogados son muy seguros de sí mismo”.

“Después de estudiar bien una carrera de derecho lo que termina pasando es que te mueven la conciencia de tus clientes y de las empresas y familias que te contratan, entonces tú mismo en tus cosas te vuelves demasiado consiente y ese exceso de conciencia te vuelve temeroso”.

“Fue algo muy valioso porque he tenido la oportunidad de ayudar a mucha gente, pero también ha sido algo difícil porque te vuelve miedoso”.

Dicho ello en Estados Unidos, algunas estadísticas mencionan que siete u ocho de cada 10 abogados van a tener problemas mentales como ansiedad, temas de estar triste, de estar deprimido durante algún momento de su carrera, y eso tiene que ver con la carrera porque tienes que aparentar ser estoico todo el tiempo y al mismo tiempo vivir en la ambigüedad todo el tiempo.

Por ello se ha dado a la tarea de no claudicar ante las adversidades del entorno profesional.

“Entonces esa ambigüedad, ese siempre estar viendo que podría salir mal para tratar de preverlo es un tema que nos termina costando, que nos termina cobrando a los abogados, que por cierto es un tema que se tendría que tratar más, al igual que los psicólogos los abogados deberíamos de tener un grupo de apoyo, por eso algunos terminan en temas pesados como alcoholismo, entre otros”.

Y es que la carrera, ya al ejercerla da un panorama que no se ve en la academia, cuando ellos estudian.

“Es una realidad, la academia te da una embarradita chiquita de una cuestión gigantesca porque luego la ley se mete en todos lados y el derecho es hasta las reglas de tu casa o el código de ética de una empresa; las reglas están metidas en todos lados y en diferentes niveles, tanto legales, morales, sociales, entonces sí, es un reto muy grande el poder tener todo en una perspectiva, en una licenciatura, o en una maestría para además algunas de las cosas tan importantes como estas las pierdan de vista, pero el perderlas de vista el hecho de que las niegues o de que no las veas no significa que no sea importante”.

El piensa que debería de haber apoyo específico, exclusivo o al menos especializado para gente que está  en temas de servicios tan profundos como son los temas de legal.

“Al principio me llamaba muchísimo la atención los temas administrativos, cuando vas saliendo de la carrera pasan dos cosas: tiene que empezar a trabajar, y tienes que hacer unas prácticas profesionales para cumplir con todos los requisitos que se llama un servicio social”.

“El servicios social lo hice en el registro agrario con mi buen amigo Benito Arámbula que en aquel momento trabajaba en la parte legal, estuvo muy interesante, tuvimos oportunidad de viajar a varios lados del estado, realizando papeles para temas de ejidos, la realidad es que te das cuenta no solamente de la parte legal que nosotros obviamente íbamos arreglando algunas cosas, sino de la parte social, la pobreza, la incomunicación y más interesante todavía que la gente que menos tiene da todo, nos trataban bien y nos hacían tortillas de harina con huevos frescos y nos trata bien y son agradecidos. Uno se da cuenta de muchas cosas, algunas malas y otras de rezago en general y algunas preciosas como los paisajes del sur y de la sierra, es algo impresionante. Nuevo León es mucho más que monterrey su área metropolitana gris y su aire contaminado, la realidad es que te sales dos o tres horas y sigues estando en el estado y se ve bien bonito, muy verde con agua y hasta frío hace, hay mejor clima.”

Ahí estuvo trabajando los primeros años profesionales en temas administrativos en un despacho pues muy conocido y enfocado en temas administrativos.

Así con el Licenciado Federico Fernández, ahí estuvo trabajando con varios  abogados  como José María Urrutia, en el área administrativa.

“Estuve un tiempo ahí en temas administrativos, que era ver que el gobierno no cobrarte la posibilidad de la vida comercial y productiva de las empresas, me parecía muy bonito y romántico el hecho de proteger, como si fuera hasta un héroe y como si me viera a mí mismo como alguien que estuviera protegiendo y cuidando la justicia viendo como batallaba y pagaba la nómina y trataba de sacar adelante a su familia y a sus colaboradores, pero luego se enfrentaba con el gobierno y yo los cuidaba de eso, sin embargo te digo en ese proceso yo me di cuenta en un dilema ético familiar que cuando algún familiar cercano se metió en un problema también les sugerí negociar y entonces como es que cuando estas ante un cliente le sugieres pelear y cuando estas ante un familiar le sugieres negociar, eso a mí me rompió, me tronó éticamente y me alejó de la profesión y dije que yo no podía estar haciendo eso y ser dos personas, si mi sugerencia legal es lo que es entonces debería ser pareja independientemente si yo tengo intereses inmersos o no”.

“Entonces eso me rompió y me sacó de los temas administrativos y me sacó de ser abogado como durante unos 5 años y me dediqué completamente al desarrollo personal y a seguir ayudando a la gente porque a final de cuentas eso no cambia y el derecho a final de cuentas es una herramienta que tú traes en tu mochila junto con otras cosas, por ejemplo, puedes ayudar a la gente a través de la comunicación del periodismo y el marketing y diferentes cosas que tienen que ver con la comunicación, a final de cuentas el derecho en gran parte es comunicación y buena parte de esa comunicación es forzosa o si no se cumplen entonces se incurren en unas penas, hay cambio completamente de giro, llevaba unos cuatro años o 5 máximo en temas administrativos y me cambié y empecé a estudiar en estados unidos y en México y un poquito en España en temas relacionados con el couching y la programación de lingüística y me puse a dar cursos por el país y me la pasé muy bien”.

Para el entrevistado la carrera ha sido muy importante, no solo porque le a ofrecido   modo honesto de vivir, sino porque ha podido ayudar a los demás, y eso lo llena de mucho alegría.

“Traté de seguir ayudando a la gente, el objetivo era el mismo, sin embargo, con otras herramientas completamente, yo me sentía tan enojado, tan frustrado en aquel tiempo con haber estudiado derecho y haberme metido en una situación que sabiendo hacer cosas no los pudiera ayudar, y con el rompimiento ético que me destrozó que me puse a hacer otra cosa”.

“Uno no puede dejar de ser quien es, entonces si eres una persona que va tratar de iluminar y tratar de ayudar y tratar de mejorar la vida de los demás no puedes dejarlo de hacer. Eres ingeniero, abogado o médico y siempre vas a hacer lo mismo nomas con las diferentes herramientas, pero yo estaba enojado con ser abogado”.

“Entonces como unos 5 años me dediqué al desarrollo urbano y me fue muy bien y conocí otras cosas y viajé y conocí mucho el funcionamiento de diferentes empresas desde adentro y estuvimos trabajando mucho para empresas familiares y para empresas de servicios de turismo entonces cuando 5 años después conozco a mi esposa y ya me dan ganas de viajar menos y en ese momento apenas la iba conociendo y dije ya me quiero establecer entonces en ese tiempo hablé con mi papá para que me diera un trabajo e ir ajustando los gastos y también regresé al tema de derecho, pero ya no al tema administrativo sino al tema familiar”.

Reinold Rodríguez García es un hombre de entrega, que gusta de retos, de asumir la responsabilidad de los casos que llegan a su vida, pero sobre todo, de ir siempre hacia adelante.

Actualmente su despacho está en el Centro de Monterrey, en el barrio de La Purísima, atrás de la Iglesia La Purísima, donde logra atender a todos por igual.

“El derecho es maravilloso, tengo 10 años seguidos viendo temas familiares, pienso que ya ahí es donde voy a estar, porque a final de cuentas este antecedente de coaching personal y de temas más sociales o psicológicos, al regresar a temas familiares con el antecedente de ser abogado y con esta especialización en desarrollo humano es lo que necesitaba en temas de derecho familiar, donde no solamente las leyes son importantes, sino también valores como los que tu mencionas, y una empresa familiar, a lo mejor algunos de los hijos ya no le conviene a la empresa que esté en la empresa pero el papá quiere que lo siga viendo a visitar los domingos y que le lleve a los nietos, entonces hay cosas enredadas que no se pueden arreglar puramente con la ley y no puedes pelearte con abogados e ir y que el juez les diga que hacer, la realidad es que se tiene que negociar que esa es también mi especialidad que es la negociación y la mediación, estos valores de tratar que la familia siga funcionando”.

“En ocasiones llega gente y me dice: quiero fregarme a mi ex, quiero quitarles a los niños, quiero reducir la pensión, quiero fregarme a mi mamá y que no le toque nada, a final de cuentas están cambiando lo más por lo menos, y eso yo se los hago saber y les digo que no les conviene porque llegan a perder, y les comento que lo mejor es más barato, más rápido y que daña menos o nada y que incluso llega a fortalecer la relación personal”.

Cita que cuando tú tienes un problema con alguien,  te puedes quedar enojado de por vida, pero si tienes un problema con alguien y lo solucionas,  entonces se crean unas mejoras,  porque  ya se pudo hablar con esta persona y solucionar esto y lo otro, entonces se crea una relación más importante y más fuerte y más valioso.

Y  eso es lo que siempre pretende hacer y en muchas de las ocasiones lo logra.

“El tema profesional yo hablo y lo que le trato de impregnar hacia abajo a los colaboradores es que por más que haya un divorcio, o que haya una herencia o un rompimiento la familia no se debe de destruir y de hecho no se destruye se transforma y siga funcionando cada vez mejor”.

“Esto lo vi en la University of St. Thomas,  que está en Minneapolis, Minnesota, como en el primer  curso de mediación lo tomé en la Escuela Libre de Derecho cuando era estudiante, además de que soy capacitador dentro de un Curso de Mediación de la escuela que se llama Siglo 21 y estoy certificado por el Estado, por el Poder Judicial como mediador”.

 

Nombre.- Reinold Rodríguez García

Fecha de Nacimiento.- 27 de marzo del año 1978

- Es egresado de la Facultad Libre de Derecho en la Generación 2001, cuenta con varias, Maestrías; una de ellas en  Estados Unidos enfocada en temas de Ética y Negociación, y otra en México en la UANL sobre Resolución de Conflictos.

-Ha estudiado en la University of St. Thomas,  que está en Minneapolis, Minnesota, tiene cursos de Mediación en la Escuela Libre de Derecho. Es capacitador dentro de un Curso de Mediación de la escuela que se llama Siglo 21 y está   certificado por el Estado, por el Poder Judicial como mediador.

 



« El Porvenir/ Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario