Legal


Pone en alto su herencia legal


Publicacion:09-09-2019

+ + - -

La jurista es egresada de la Facultad de Derecho de la UANL, con acentuación jurídica en Derecho Mercantil

 

Amante del bien común y la estabilidad social, con una visión de dar a cada quien lo que se merece y con la combinación de ser una mujer de carácter, es como la abogada Claudia Yvonne Tueme Witron,  pone en alto su herencia jurídica.

Abogada postulante, hija del jurista local Carlos Tueme Charur, nuestra entrevistada ama su profesión y la realiza dignamente, siempre con empuje y profesionalismo integro.

Ella siempre ha sido una dama con carácter, pero con una visión de ayuda hacia el necesitado, algo que lo ha traído desde siempre, de hecho por ello en cada caso que llega a sumir, imprime su sello.

Jamás ha claudicado ante las adversidades de la vida, gusta de los retos y de emprender nuevas encomiendas, por ello siempre esta en constante aprendizaje, al grado que sabe que debe de ser mejor cada día.

Claudia Yvonne Tueme  Witron siempre supo que habría de ser abogada, inclusive desde muy niña así se lo hizo saber a sus padre, el también jurista Carlos Tueme Charur, y aunque este le recomendara cambiar de visión, ante la adversidades que se presentan para las damas en el mundo legal, ella “navegó contracorriente”  y se ha logrado desempeñar ampliamente y excelentemente en la profesión.

Nacida un 20 de diciembre, la jurista es egresada de la Facultad de Derecho  de la UANL, con acentuación jurídica en Derecho Mercantil, y su carera habla por si sola, de esas ganas de ser mejor cada día, de dignificar su profesión, pero sobre todo demostrar que ella lleva el ADN legal en sus venas.

“Mi papá era abogado entonces veía cómo resolvía los asuntos y toda la familia lo buscaba a él para pedir consejos pues tenía un amplio acervo cultural para ubicar las situaciones y resolverlas mentalmente rápido. Entonces la gente cuando tiene un problema está muy desorientada y con toda la familia que había y con diferentes carreras el que tenía más nivel de atención y de solución de casos, era mi papá,  pues les decía que hacer por dónde ir y que decidir y por dónde irse y eso era lo que me gustaba pues se convierte como en un guía para la familia”.

“Mi padre era un hombre sumamente inteligente, litigaba e incluso escribía artículos para diferentes medios,  e incluso con El Porvenir, pero siempre busco hacer bien las cosas, por eso me gustó la carrera”.

“Lo primero que me dijo es que esa no es una carrera para las mujeres y que con eso no me iba a casar y que no se me ocurriera. Fue una postura muy sexista, por la época de aquel entonces se entiende, pero ahorita ya vemos que es una postura errónea y como mujer tienes muchas posibilidades que a veces como hombre no tienes”.

Sin embargo aunque esta postura era recia y en contra sus ideales, no le hizo gran  ruido  para dejar de ir  por sus sueños de ser abogada, sino al contrario la motivó a demostrar que si se podría ser una gran jurista.

“Me gustó mucho la carrera desde la escuela, cuando era una fase teórica era sumamente padre, había grandes maestros como  el Lic Ernesto, me gustó mucho  la  Teoría del Derecho y saber cómo nacen las leyes y como nace la legislación y como debaten desde la antigua Roma. En aquella época todos los juicios eran escritos y había que presentar alegatos y estudiar demasiado pero había una respuesta inmediata en la legislación ni en la aplicación diaria de la justicia, esto era sumamente contrastante porque en aquella época había una serie que se llamaba “Se hará Justicia”, una serie americana, donde presentaban una serie de casos que tiene que ver con la esposa del príncipe de Inglaterra y en esa feria todos los juicios eran orales y era muy apasionante ver el desarrollo del proceso y que la gente comparecía y que acudía en frente de un juez, en frente de un magistrado y los debates. Si tú entras en esa época cuando sales y traes la idea de que vas a debatir y de que habrá procesos orales y sales y te encuentras que todo es por escrito y que lo presentas y lo escribes se convertía en algo muy frio. Toda la adrenalina de los procesos verbales contra toda la lentitud de los procesos escritos”.

“Se supone que en México la justicia debe ser pronta y expedita, y en el 2011 en adelante con la implementación de los procesos orales en Nuevo León con materia civil, mercantil y familiar había diferentes facetas con la implementación de los procesos orales le han dado un giro a la historia legislativa y judicial en el estado y en el país”.

Así es que poco a poco se va adentrando al derecho desde los estudios, y ahora los disfruta mucho más, sobe todo porque ahora si es más oral el proceso.

 “Ahorita estamos a la vanguardia en México y en Latinoamérica, tenemos una serie de casos que se resuelven día a día y están todos los juzgados llenando las salas de audiencias, saturadas, entonces el proceso como lo llevamos aquí dista mucho en beneficio con el usuario y el cliente y los procesos de cómo eran del 2010 para atrás, ahora impartir justicia es emocionante, puedes decir que te da gusto ser parte de la liga de la justicia”.

“En estos años de carrera me tocó ver divorcios terminados, en 10 años de carrera te estaría hablando de 20 divorcios porque era un proceso muy lento, muy fastidioso y victimizante, había que aprobar que a una mujer la golpean, que un marido no daba dinero, que un marido abandono el hogar, era una situación desgastante y al final a veces no se llegaba al objetivo que era tener el divorcio.

De cada 100 divorcios a menos de que fueran voluntarios, el 90 por ciento de los divorcios por lo regular se quedaban a medias, no se determinaba, y ahorita el proceso se ha invertido y de cada 100 divorcios 90 se terminan y 10 se quedan a la mitad. El tiempo el que hay en un proceso y otro lo principal ya no hay desgaste emocional para las personas implicadas ahorita ya son meros trámites administrativos, en el aso de los juicios de arrendamiento un juicio te podría durar 6 u 8 meses, si la persona se amparaba ya tenías un posesionario de la finca por 2 años, ahorita en un mes y medio ya tenemos respuesta. Y es o me pagas o te

sales, si no me pagas te voy a sacar y en tres meses el cliente ya recupera su propiedad, lo mismo sucede en materia penal”.

“Así es que al darle la oralidad al sistema judicial en el país enriquece a la gente que necesita que se imparta justicia”.

Como mujer de ciencias legales, le gusta que el Estado avances en la justicia, que se modernice y se apliquen las leyes de una mejor manera.

“Nuevo León no es  el único estado donde ha avanzado la justicia, pero si puedo decir que está a la cabeza de México donde parte de los procesos familiares no son orales ni rápidos y ni tienen tribunal virtual tan dinámico como el de aquí”.

Al ser hija de abogado  su primer trabajo jurídico fue en el despacho jurídico  de su papá, ventilando y viendo procesos mercantiles.

Ahí le llamaba mucho  la atención porque empezaba a generar interacción con las empresas, luego hace  el servicio social y da clases a alumnos de bajos promedios  en la misma Facultad.

Luego salgo de ahí y creía que iba a llegar e impartir justicia como en la serie y se topó con todos los procesos no son  verbales,  sino los procesos escritos y ahí es un desencanto porque era mucho tramite y mucha rutina y muy fastidioso.

“Así es que  empiezo a dar clases de derecho en una universidad privada, después me voy a trabajar a radio y saco mi licencia de locución y sigo trabajando en radio, inicio con una revista y cuando empieza el sistema oral en México inmediatamente volteé a ver y regresé con los juicios orales”.

Además como jurista que emprende su propio despacho, sabe que la carrera es de mucha competencia, de entregarse de lleno a seguir hacia adelante.

“Sí crecemos mucho como juristas,  tenemos de hecho dos oficinas ahorita; una en Gonzalitos, otra en Mitras, y estamos por abrir una tercera oficina. El Despacho Exprés Abogados-Especialistas, desea ser mejor cada día”.

La oficina principal está  en la Avenida  Gonzalitos,  la oficina de Mitras  la atiende su colega,  el Licenciado Rafael Badillo quien maneja también divorcios.

Y es ahí donde el despacho está enfocado en temas de gobierno, y  la tercera oficina busca manejar el derecho penal  y poder dar múltiples servicios a la gente.

“Variablemente la gente que aparece con materia familiar se deriva mucho a la materia penal, muchos de los casos de divorcio van de la mano de una orden de protección de una querella por violencia tanto patrimonial como económica, y yo creo que debería implementarse también hay cierta área de apoyo psicológico, no en materia penal sino en materia familiar”.

“El derecho nos invita siempre a tener una mentalidad abierta, y tener una capacidad de escuchar y a la par de respuesta inmediata, porque la gente cuando viene contigo viene con la cabeza saturada de problemas y te comenta muchas cosas de manera revuelta y tienes que analizar la información y tienes que procesarla y tienes que ponerle un panorama o una guía o un mapa, primero haremos esto y lo otro y al final lo otro”.

“Tenemos como reto, curiosamente, enseñar al cliente que es lo que sí puede y qué es lo que no puede, porque muchas personas se quedan con la mala información de las novelas que aparecen de hace más de 15 años, y ahorita el sistema ya cambio y los procesos iniciales como los de las novelas o como

cuando se murió su tía Chonita hace 20 años, son cosas muy diferentes a las que se viven ahorita”.

La visión de crecer y ser mejo cada día loa heredó de su padre, quien la supo bien guiar en la carrera, pero igualmente reconoce a grandes juristas como sus maestros en la UANL y en la vida, quienes le dieron recomendaciones, consejos y hasta regaños por ser mejor.

“Admiro y reconozco mucho, por ejemplo, el maestro Francisco Rivera Bedoya, quien estuvo en la Procuraduría y que luego fue alcalde; a Ernesto Araiza Rivera, Bertín Zavala Carranza, Catarino García Herrera quien también fue Director de la Facultad, eran principalmente los maestros”.

“A todos los recuerdas con mucho cariño porque son los que te enseñaron y ampliaron la visión, cuando entras a la carrera eres una adolescente y cuando sales ya traes la vida jurídica de alguien en tus manos”.

Algunos le  enseñaron  a hacer todo bien y a la primera:”No tienes por qué ni andar presentando ni excusas ni barras ni pedir favores pues era tan exigente con él mismo y con los alumnos, si haces todo bien a la primera y te exiges lo suficiente desde que haces tu primer escrito no vas a tener problemas en el Tribunal”.

 

Nombre.- Claudia Yvonne Tueme  Witron

Fecha de Nacimiento.- 20 de diciembre

Papá.- Carlos Tueme Charur

-Es jurista egresada de la Facultad de Derecho  de la UANL, con acentuación jurídica en Derecho Mercantil.

 



« El Porvenir/ Alberto Medina »
Luis Roberto Rubio         2019-09-19 14:22:42
Profesionista
Muchas Felicidades Lic. Tueme. Indiscutiblemente Profesionalismo y un inquebrantable sentido por la justicia.
José juan tueme habib         2019-09-09 21:18:08
Felicidades
Exelente
Ana zuñiga         2019-09-09 18:00:45
Jurista
Felicidades Lic Claudia tueme
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario