Cultural Más Cultural


Wet Baes cuando el futuro nos alcance


Publicacion:15-11-2019

+ + - -

La nueva música en las manos de un joven productor al que le importa no sólo la sonoridad sino el contenido expresivo de sus composiciones

 Mismas que está dando a conocer en una gira nacional durante este mes

 México. El músico y productor Andrés Jaime (Ciudad de México, 1996), mejor conocido como Wet Baes, accede a una entrevista con Notimex para hablar acerca de su nuevo material discográfico llamado Cosmovidencias, el cual tendrá cinco entregas en total. Después de dos años de no publicar música, Wet Baes nos presenta una versión nueva de su proyecto y nos explica por qué le tomó tanto tiempo finalizarlo.

      Nunca he sido una persona que le gusta la idea de acelerar el proceso creativo de manera innecesaria, pero ya tenía un rato de no sacar nada. Estuve trabajando dos años en este nuevo material y ya tenía muchas ganas de lanzarlo. Este es el final de esa espera y creo que es el trabajo más complicado que he hecho hasta el momento.

      ¿Cómo cambió su proceso creativo desde Changes [2017] hasta este nuevo material que está publicando este año?

      De entrada creo que cambió mucho mi percepción de la producción. Me deslindé completamente de lo que estaba haciendo antes y empecé desde cero. Mi época anterior fue muy digital, de estar mucho dentro de la computadora. Desde el momento en que empecé a ganar dinero lo he gastado en comprar equipo análogo, lo cual siempre había sido mi idea desde un principio. Trabajar de esa manera, con fierros, es una cosa muy diferente a estar encerrado en tu cuarto con la computadora. Ya después borré todo lo que creía que conformaba el proyecto: la imagen ochentera, lo disco, el hacer a la gente bailar. No es que ya no me guste eso, simplemente caí en otra etapa. Ese fue el mundo en el que me clavé en ese entonces, pero ahora estoy regresando a mis raíces, a bandas que siempre he escuchado como Pink Floyd y los Beatles.

  

La psicodelia y el jazz

 

Después de dar a conocer su primer disco, Wet Baes había sido encerrado por la crítica bajo términos como “música bailable de los ochenta”, pero en Cosmovidencias tuvo una aproximación diferente que logró llevarlo a un terreno desconocido.

      ¿Cómo se dio la composición de este material?

      Me di una entrada a explorar, a experimentar. Creo que en Changes no hubo experimentación como tal. Ese disco está muy bien hecho, con canciones que tienen un sentido definido y que son fáciles de captar y entender. Antes era yo interpretando los sonidos que resonaban conmigo, pero ahora ya no. Cosmovidencias es verdaderamente una cosecha mía, creo que estoy proponiendo algo en él. Fue una etapa de trabajo extensa en la cual no me encerré en un solo concepto musical. Las cinco entregas tienen un sonido diferente.

      ¿Cómo se hila la narrativa de estas entregas?

      Todas están hiladas en cuanto a letras y al concepto del espacio que estuve trabajando, pero musicalmente no. Quizá la primera entrega, Cosmovidencias 01, tiene todavía algo de reminiscencias del Wet Baes pasado. Ya las otras son una especie de introducción a lo que viene, a lo que por lo menos me gusta mucho en este momento: la psicodelia y el jazz. No fui trabajando las canciones cronológicamente, sino en un proceso de pre-producción se escogieron de entre unas 200 canciones las que me fueron gustando. No me apego a ideas, dejo ir lo que no me gusta fácilmente. Le di una entrada a un lugar menos común. La gente se está enterando de otras cosas que pasan dentro de mi cabeza.

      ¿Por qué adoptó el tema del espacio para este proyecto?

      La estética y la cultura del espacio son algo que a mí, desde niño, me han interesado mucho. Con el paso del tiempo me generé una perspectiva cósmica bajo la premisa de que el universo es enorme y que somos insignificantes dentro de eso que es mucho más grande que nosotros. Ese pensamiento, junto con todo lo que me ha ido pasando en la vida, mis experiencias personales: la cultura espacial no es ciencia ficción... yo quería rescatar ese punto. En unos años la Luna se va a convertir en un lugar turístico, vas a ver. Mi discurso lo quise enfocar justamente en eso, en que en un futuro cercano el espacio va a ser una cotidianeidad más de esta civilización. Yo, como persona ermitaña, solitaria, llegué a ese punto en mi vida. Y no es que me quiera adelantar a algo, simplemente quise llegar a esa apertura y expansión mental que sólo han vivido los astronautas.

 

 Wet Baes

 

La escritura en temas inusuales

 

¿Cómo afronta el proceso de escribir letras?

      La letra y la voz son las últimas conjunciones que grabo. Siempre empiezo haciendo la instrumentación. Creo que eso es muy común para los productores que comenzamos haciendo música en la computadora. Si tienes la voz de querubín, evidentemente sería lo primero que grabas. Yo, como no tengo eso, es lo último que hago. A mí siempre me ha interesado, creo que por la música que he escuchado, dejar la instrumentación perfecta, y ya después meterle la voz. Hasta que la instrumentación me estimula creativamente, ya me puedo concentrar en lo que sigue. No veo mi voz como un elemento central, la veo como un complemento de todo el espacio sonoro que genero. Las melodías son algo que voy maquinando poco a poco, después de varias veces de escuchar una base sólida de acordes o un ritmo de batería que me convence.

      ¿Por qué el cambio de escribir en inglés a español?

      Creo que las cosas que fui viviendo en este tiempo sólo las podía transmitir en mi lengua materna. No estoy cerrado a volver a hacer música en inglés o incluso híbrida, pero además lo que quise hacer ahora, la experimentación musical y los géneros que estoy interpretando, no se han hecho en español. Es muy común que en el mundo hispanohablante se claven más en lo que dice la letra que en el aspecto de producción, yo soy todo lo contrario.

      ¿Cómo supo que el material ya estaba terminado?

      Cuando quieres un producto muy artesanal tienes que entender que toma mucho tiempo finalizarlo. Creo que me di cuenta porque supe que lo trabajé a un nivel en el cual hubiera sido excesivo seguir puliéndolo más. En realidad no existe algún tipo de medidor, todo es cuestión de sentir y de escuchar.

 

 Heavy metal con cumbia

 

Han pasado cuatro años desde que Andrés Jaime inició el proyecto de Wet Baes y en todo este tiempo ha ido creciendo profesionalmente como productor musical. Además de trabajar en su proyecto personal también ha sido productor de otros artistas de la escena mexicana como Girl Ultra, Noa Sainz, Tuzeint y Clubz.

      ¿Cuál cree que ha sido el aspecto en el que más se ha desarrollado desde que empezó a hacer música?

      Definitivamente mi oído. Después de experimentar con todo tipo de géneros ya llegué a un punto en el que puedes traerme cualquier proyecto y puedo fungir como su productor. De ninguna manera podría componer cumbias, pero si escucho un proyecto de ese género puedo decirte fácilmente qué suena bien, qué suena mal y por dónde hay que llevar las cosas. Es una cosa muy auditiva. Claro, dentro de un contexto imparcial y que para nada juzga a nadie.

      ¿Cómo compara la experiencia de trabajar con equipo análogo y digital?

      Creo que vivimos épocas en las que lo análogo sigue siendo la manera en la que debemos trabajar. Por más que la accesibilidad a hacer música es grandísima y económica, hacer las cosas digitalmente te impide tomar decisiones que sólo puedes hacer con hardware. El hecho de andar moviendo las perillas de una mezcladora físicamente te lleva a su vez a lugares sonoros muy superiores. No por nada la música de hoy en día se vuelve vieja después de un año mientras que los clásicos siguen y seguirán siendo un punto de referencia por muchas décadas más.

      ¿Cuál es un elemento que nunca falta en su música?

      La sorpresa. Creo que he estado buscando que mi música llegue de un punto A a un punto B. Todo esto desde texturas, sonidos, un momento específico en la rola. Ya es muy difícil innovar en la música. El día de mañana no me sorprendería ver un grupo de heavy metal con cumbias o alguien que combinó a Jimi Hendrix con Celia Cruz ?dice mientras ríe?. Lo híbrido es muy importante para mí y es algo en lo que quiero seguir profundizando y desarrollando.

      ¿Piensa en el show en vivo a la hora de componer?

      Antes lo hacía, pero para este nuevo material no. De hecho tengo un poco de miedo, porque todavía no sé bien cómo lo voy a tocar en vivo. Cuando estaba en medio del proceso de Cosmovidencias la verdad no me importó, y si es necesario meter a siete personas o más a tocar conmigo, lo hacemos. Antes tocaba en una especie de nivel personal, era yo y una batería nada más. Conforme fue pasando el tiempo se ha ido convirtiendo en una banda. Me gusta el sentimiento de tocar en vivo, salirme de la secuencia y que no suene igual que las grabaciones. La computadora en su mínima expresión.

      Hasta el momento Wet Baes ha lanzado dos entregas de las cinco que tendrá Cosmovidencias, las cuales están disponibles en todas las plataformas digitales. Este mes comenzó con la gira nacional de este nuevo material en la ciudad de Apizaco y se presentará en otras como Toluca, Puebla y Morelia. Más fechas están por anunciarse.



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario