Cultural Más Cultural


Diálogos de teatro en el Colegio Nacional


Publicacion:08-12-2019

+ + - -

Los actores rememoran sus inicios, motivaciones y retos como elementos pilar en la construcción de su trayectoria teatral 

 

México.— Fue en la preparatoria con la interpretación de "La tierra de jauja" de Lope de Rueda como el actor Héctor Bonilla se dio cuenta que quería ser actor. Notó que “la gente se reía cuando yo quería y se callaba cuando yo quería, y yo dije: ¡de aquí soy!”, reveló en conversación con la presentadora Laura García en compañía de la actriz Mónica del Carmen, en el marco del »Ciclo Huehue, diálogos a través del tiempo» organizado por la Secretaría de Cultura y el Colegio Nacional.

      Bonilla hizo un recorrido biográfico a manera de prólogo: “soy el último de seis hijos; mi padre fue uno de los doce hijos de un zapatero remendón; se escapó de su casa, llegó descalzo a la Ciudad de México e hizo tres carreras; él inauguró la Normal de Ayotzinapa, Guerrero”. Dedicarse a la actuación “era impensable para mi papá, que era un hombre muy exigente” por lo que “al entrar a la Facultad de Derecho por las tardes empecé a estudiar en Bellas Artes la carrera de actuación y héme aquí”.

      Compartió que la obra más difícil en la que ha actuado fue Yo soy mi propia esposa, “salía yo vestido de mujer e interpretaba 35 personajes hablando conmigo mismo; era realmente muy abrumador conservar la psicología de cada uno de los personajes y caracterizar la voz”. Laura García le recordó que con esa actuación le solicitaron su nominación como mejor actriz. “Me dieron el premio de mejor actriz por esa obra, pero obviamente se estaban burlando; me dio mucha risa y lo acepté con mucho gusto”.

      Por su parte, Mónica del Carmen explicó que su nombre viene de su bisabuela, quien se llamaba Carmen y porque “me bautizaron ante la Virgen del Carmen”. Se consideró “una indígena hecha y derecha” y refirió que “es muy difícil en las comunidades indígenas que una mujer como yo sea una actriz de cine y teatro”.

      Consideró a Mendoza como la obra que más la ha transformado, ésta le permitió reconocer “sí soy una actriz que posee los elementos para hablar de algo metafísico; sí tengo el bagaje para hablar de las distintas mujeres que somos capaces de ser”.

      Lamentó que a pesar de vivir en un país que ha conseguido derechos de la mujer, como la interrumpción legal del embarazo “lo que no hemos logrado es poder caminar en la calle seguras y eso es primordial”, por lo que consideró pertinente que a partir de las ficciones se transformen los roles de género que derivan en violencia hacia la mujer. «Huehue, diálogos a través del tiempo» tendrá su última sesión del año el 13 de diciembre en el Museo de Culturas Populares.



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario