Internacional Europa


Sin ley de ciudadanía a hijos de inmigrantes en Italia


Publicacion:28-12-2017

+ + - -

El presidente italiano, Sergio Mattarella, disolverá esta semana las dos Cámaras del Parlamento

 

Roma,.- El presidente italiano, Sergio Mattarella, disolverá esta semana las dos Cámaras del Parlamento, con lo que pondrá fin a la actual legislatura sin que se haya aprobado una polémica ley que contemplaba dar la nacionalidad a los hijos de inmigrantes nacidos en el país europeo. 

Según fuentes parlamentarias, Mattarella disolverá las Cámaras entre el jueves y el viernes próximos, con lo que se pondrá fin a la XVII Legislatura de la República, nacida el 5 de marzo de 2013, en espera de las elecciones generales, programadas para el próximo 4 de marzo.

Sin embargo, parlamentarios de partidos de izquierda pidieron al mandatario prolongar la legislatura por al menos dos semanas a fin de permitir la aprobación definitiva de la llamada ley del “ius soli”, que contempla dar la nacionalidad a unos 800 mil niños y jóvenes nacidos en suelo italiano de padres inmigrantes.

En el Senado, donde se esperaba el voto final la semana pasada, no hubo el número legal para aprobar la normativa, por la ausencia de legisladores de partidos de derecha y del Movimiento 5 Estrellas (M5S, por sus siglas en italiano), del cómico Beppe Grillo.

A la última sesión, celebrada el 23 de diciembre, únicamente asistieron 116 de los 320 senadores, por lo que no hubo el quórum necesario de 149 legisladores para votar la ley.

Este martes los integrantes del movimiento “Italianos sin ciudadanía”, formada por hijos de inmigrantes nacidos y criados en Italia pero sin pasaporte italiano, enviaron una carta a Mattarella en la que le pidieron posponer la disolución de las Cámaras del Parlamento para poder aprobar la normativa.

El movimiento recordó al presidente que “a veces es necesario promover leyes que pueden parecer divisivas, pero que en realidad son necesarias para potenciar los anticuerpos y crear barreras contra fuerzas antidemocráticas y desestabilizantes”.

“Esperamos que Mattarella decida no disolver las Cámaras hasta que esta ley de civilidad sea aprobada”, dijo el diputado Angelo Bonelli, del Partido Verde, mientras Barbara Pollastrini, del gubernamental Partido Democrático consideró que “tenemos el deber de probar (la aprobación)”.

En el mismo sentido se manifestaron miembros de los izquierdistas partidos Libres e Iguales y Movimiento Democrático Progresista (escindidos del Partido Democrático), pero los derechistas Liga del Norte, Forza Italia o Fratelli d’Italia se pronunciaron tajantemente en contra.

En tanto, los últimos sondeos señalaban que entre el 51 y el 60 por ciento de los italianos son contrarios a la ley del “ius soli”, en un porcentaje que se ha duplicado desde 2011 paralelamente al aumento de las oleadas de miles de inmigrantes desembarcados en el país.

Los mismos sondeos destacan que, en particular, los italianos tienen miedo de los inmigrantes originarios de países islámicos.

Según un estudio de la fundación Leone Moressa, la actual normativa italiana sobre la ciudadanía es una de las más rígidas de Europa, pues reconoce el estatus de ciudadano a los hijos de emigrantes italianos residentes en el extranjero, pero no a los hijos de inmigrantes nacidos en Italia.

La fundación calculó que en caso de aprobación de la ley del ius soli, 635 mil menores nacidos en los últimos 17 años podrían obtener la ciudadanía y a ellos se sumarían 166 mil estudiantes nacidos en el extranjero, pero que ya han completado 5 años de estudios en Italia, por un total de 801 mil personas.



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario