Monitor Gadgets


El nuevo iPad: por fin una alternativa barata y potente a tu portátil


Publicacion:11-04-2018

+ + - -

Apple renueva su tableta más popular, a la que recorta 50 euros el precio de salida, incorpora un nuevo chip y compatibilidad con el Apple Pencil.

 

Varios de los párrafos que leerán a continuación están escritos de mi puño y letra. “Una caligrafía pintona”, pensarán. Nada más lejos de la realidad. Todo el mérito es de Apple. Mis anotaciones suelen ser poco menos que una mala cabronada para aquel al que le toca descifrar dicho desgobierno. Mi mejor sistema de encriptación son esos apuntes tomados al teléfono con una mano que dejan la leyenda de las recetas redactas por médicos en una mera anécdota.

Pero mi mala letra no ha sido óbice para que el nuevo iPad barato, presentado hace unos días en Chicago, haya sido capaz de procesar mis textos, con los que quería poner a prueba el desempeño del Apple Pencil, una de sus principales novedades.

La factoría californiana ya se percató hace tiempo de que la de las tabletas no iba a ser una transformación con tantas revoluciones ni con tanto alcance, de momento, como la de sus iPhone. Pero no por ello dejan de tener fe. Es más, en su hoja de ruta para afrontar la bautizada como 'era pos-PC' les reservan un papel destacado. “Los ordenadores serán como camiones”, decía Jobs. “Reservados para tareas pesadas”. Es probable que al bueno de Steve no le faltara razón, pero a su predicción le quedan años para cumplirse. La mejor prueba es que los Macbook siguen siendo una máquina de hacer dinero.

Tijeretazo de 50 euros

La de los iPad es una carrera de fondo. Sin grandes acelerones. A ritmo continuo. El último golpe de pedal por parte de Apple ha sido que su nuevo iPad barato sea aún más barato. Han pegado un tijeretazo de 50 euros al precio. No suele ser lo habitual. Solo hay que fijarse en la estrategia que siguen con otros productos. Pero, en esta ocasión, toca bajar a la arena y ajustar el coste, para que el bolsillo no sea algo que disuada a posibles compradores. No hay que olvidarse de que estas máquinas, sean de la manzana o de otros fabricantes, sufren una pequeña pinza por parte de los 'smartphones' y los portátiles, aparatos que cubren las necesidades de gran parte de los usuarios. Y los que aún quieren una tableta, lo ven como algo que no debe requerir una inversión mayúscula.

Es raro ver a Apple bajando el precio de una nueva generación, pero con las tabletas es lo que toca

El iPad 'low cost' de Apple es más asequible que nunca, sí. Pero también el más potente que hayamos visto. Probablemente, sea el mejor de los que han integrado su especie, considerando los Pro como otra categoría de producto. Esa es la convicción que queda tras algunos días de uso.

Su principal novedad o al menos la más llamativa es la compatibilidad con el Apple Pencil. Siempre me ha costado usar con regularidad punteros como el de la gama Note o las 'tablets' de Samsung o la Nintendo 3DS. Los he acabado utilizando esporádicamente, para un recorte muy concreto o un garabato en la foto de turno. En esta ocasión me propuse escribir, dibujar y esbozar ideas con este lápiz digital. Y me ha gustado. Mucho. Me parece todo un acierto la decisión de incorporarlo a la línea de producto más asequible. No vincular esta experiencia a los iPad Pro es a todas luces un acierto de la compañía.

Cada vez más cerca del lápiz y el papel

Obviamente, la experiencia no es igual si uno escribe con algo que por la punta suelta tinta y siente con la mano el tacto del papel que hacerlo sobre el cristal con algo que simplemente se desliza. Pero el resultado, en esta ocasión, es muy similar. El mejor ejemplo son las firmas. Es fácil de manejar y se siente cómodo en la mano. Ni muy largo ni muy grueso. Poco más de 17,5 centímetros de longitud y 0,89 cm de grosor.

La sensibilidad es excelente. Aunque es cierto que los Pro —la comparativa es inevitable— están preparados para ofrecer una experiencia más fina, en todas las pruebas que he hecho este lápiz digital ha cumplido con toda solvencia. Tanto para pintar como para escribir. Como digo, he redactado tirando de una aplicación ('Nebo') varios de los párrafos de esta prueba para convertirlos posteriormente a formato digital.

Una experiencia sin apenas peros. Los únicos lunares son la falta de un sistema magnético para poder llevar el puntero unido al dispositivo y que el sistema de carga (hay que enchufarlo al puerto 'lightning') es un tanto aparatoso.

Una cara conocida

El diseño es idéntico al de la anterior generación del iPad barato. El tamaño, también: 9,7 pulgadas. La medida ideal, a mi parecer. Seguramente aquellos que aspiran a jubilar su ordenador, no saber más de él y sustituirlo por un iPad el cuerpo les pida un panel más grande, como las 12,3 pulgadas del Pro original. Para mí es excesivo. Cuando he manejado esos guarismos, me ha faltado algo de frescura para mover con soltura el aparato.

El diseño es igual y la calidad de la pantalla es indudable, aunque Apple tenga mejores paneles

Mirándolo cara a cara solo se podría afear algo a esta sexta generación del iPad en un primer momento: los marcos de la pantalla. Pero al final uno se acuerda de que estamos ante un dispositivo 'barato' (dentro de la escala de precios de Apple). Entonces te das cuenta de que pedir un panel sin marcos sería lo más parecido a una carta a los Reyes Magos. Una de esas que todo el mundo ha escrito en alguna ocasión tirándose un triple desde medio campo sabiendo que las posibilidades de que se cuele por la red son nulas. No se puede pedir todo.

La calidad de la imagen está a la altura de lo esperado. Es de resolución de 2.048 por 1.536 píxeles. Esto significa que ofrece 264 píxeles por pulgada. La reproducción es excelente, también en exteriores. Tanto en colores como en definición.



« Especial »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario