Legal


Es Guerra Siller una apasionada del derecho


Publicacion:21-01-2019

+ + - -

Hija de padres empresarios, mujer de empuje y tesón, hace del derecho su vida, una carrera que le permite “exprimir” todo su potencial

Amante del derecho desde muy chica, con el perfil fiel del empoderamiento de la sociedad en las diversas tomas de decisiones, empresaria y ama de casa, además de amante esposa, es  Valeria Guerra Siller una apasionada del derecho.

Hija de padres empresarios, mujer de empuje y de tesón, hace del derecho su vida, una carrera que debido a sus grandes facetas le permite “exprimir” todo el potencial que ella misma trae consigo como ser humana y profesional.

Valeria Guerra Siller nace en agosto 25 de 1978, es egresada del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey del ITESM, en el año 2002, y debido a que el Tec maneja la carrera general de derecho,  luego estudió una Maestría en Administración Pública en el Colegio Ilustre de Abogados de Madrid que la ofrecía junto a la Universidad Francisco de Victoria, donde estuvo estudiando  el  máster; además de que tiene una segunda maestría en Ética de Antropología por el Centro Panamericano de Humanidades, el CPH.

Su pasión por el derecho llega desde muy niña  con la idea de mejorar siempre y de manera constante.

“Desde niña noté un interés por carreras que tuvieran que ver con el servicio, entonces, siempre me llamó la atención los abogados o los doctores, son profesiones donde constantemente estás ayudando a otro, tuve en la adolescencia inclinaciones por otras carreras, pero siempre inclinadas al arte y el servicio y decidí por el derecho”.

“Me acuerdo estudiando y saliendo de clases en el Tec,  que salí caminando al estacionamiento y si volvería a elegir estudiaría una vez más derecho, disfruté la carrera”.

“Tuve mucha claridad desde un principio que no lo iba a ejercer en un despacho, siempre me gustó el gobierno y la administración pública y de hecho me acuerdo con mi maestro de derecho constitucional, el Doctor Gabriel Cavazos, y le dije que quería hacer carrera en la administración pública, y recuerdo que me dijo “muy poca gente en el Tec tiene esa vocación, la mayoría quiere irse a un despacho”, y todavía no existía la carrera de administración pública, pero como quiera hubiera estudiado derecho”.

“Me acuerdo en la clase de derecho laboral, cuando veía el tema los sindicatos, el derecho administrativo, todas las secretarías, la división de poderes, me imaginaba todo el tiempo el funcionamiento del país”.

A ella le gustaba mucho el área administrativa y la función pública, ya que antes todos los políticos y presidentes eran abogados, y ahorita hay una variedad, pero para ella  era, “si quieres dedicarte a algo relacionado al país,  tienes que estudiar derecho”.

 

“Me fui a hacer prácticas profesionales a la Organización de Estados de Americanos en Washington, la OEA, y ahí en un evento fue justo cuando ganó Vicente Fox y fue a un recorrido con los principales empresarios de México y fue a la OEA, y me tocó coincidir silla con silla con el Ingeniero Lorenzo Zambrano, entonces yo era un estudiante con muchos sueños y me le acerqué y le dije que aunque quiero hacer una carrera me gusta el tema de la función pública, imagínate pasar por Cemex, entonces me acerqué y le dije al ingeniero “Ingeniero, yo soy de Monterrey igual que usted, y llegando a Monterrey quiero llegar a CEMEX a trabajar”, entonces me dio una hojita, me apuntó su teléfono y me dijo “márcame llegando”; y entré a trabajar a Cemex en noveno semestre”.

Así es que hacía prácticas y estaba ahí en CEMEX central, todo ello  mientras terminaba su carrera.

“Estaba en el área de Cemex que tenía que ver con toda la asamblea de accionistas, entonces estuve apoyando más en esa parte de las asambleas, acciones y toda la parte jurídica, estuve seis meses y no logré quedarme.

Ya una vez graduada, quise regresar todo lo que he aprendido, busqué ir a la prepa del Tec en Santa Catarina a ir a dar clases y decidí Historia de México, porque siempre ha estado mi amor y pasión por México desde niña y recién graduada en mayo y en agosto ya estaba dando clases en el Tec”.

“Duré siete años en el Tec dando clases de Panorama Internacional y Historia de México. Mi primer trabajo formal, ya graduada, fue dirigiendo una ONG en temas de la mujer en los derechos de la mujer y los niños, y me tocó participar en la ONU, el Parlamento Europeo representando esta organización que básicamente era velar por los derechos de la mujer y de los niños, y desde ahí ha sido una carrera que he mezclado: el tercer sector, el tema de ONGs con el tema de educación, y el tema de política”.

La carrera para Guerra Siller  ha  sido un mosaico maravilloso de oportunidades,  donde ha hecho de todo y emprendido de más.

“Totalmente, la gente me dice “es que te gusta el derecho, pero a la vez te gusta la diplomacia”,  y me encantaría algo relacionado a gobierno, y les digo que se vayan a gobierno, pues como que son las bases el conocer al país y entrarse a la historia y de ahí para eso están las maestrías la practica en una empresa o un despacho es donde realmente aprendes”.

“Siempre estaba empapada de lo que pasaba en México, me acuerdo cuando era una niña y falleció Clouthier, me acuerdo en el 89 cuando se cayó el sistema, cuando ganó Vicente Fox y como que ahí salieron las metas que se concretaron para decir que quiero aportar a México”.

“Ya estando graduada, estuve dos años en dicha ONG y luego me fui a estudiar mi maestría a España y ahí fue donde ya empecé a trabajar en gobierno, me gradúo, y a mi esposo le ofrecen trabajo en la CDMX, le hablo a una amiga, y le digo pues voy a la ciudad de México, soy abogada, tengo una maestría en administración pública y me dice: “estoy dejando mi puesto en la secretaría de turismo a nivel federal, te hago mañana una cita con el Secretario de Turismo”, fui a la cita y al otro día me quedé a trabajar”.

“¡Es impactante!, fue una de las experiencias más maravillosas que he tenido, trabajar de la mano con un secretario a nivel federal, recorrimos todo el mundo promoviendo México, lo que le apoyaba era darle seguimiento con todos los compromiso que el adquiría, con los gobernadores, instalación de pueblos mágicos, conocer más y todavía enamorarte más del país y sus costumbres como los pueblos, los estados en materia de turismo”.

“Así también aprendí cómo funcionaba la administración pública federal en el tema de la relación el ejecutivo, la relación con el congreso y teníamos que ir a presentar nuestros resultados, esa fue toda una experiencia”.

Inclusive le tocó que fue laborar con  el único secretario que dejó  Fox a Calderón se quedó, entonces le tocó quedarse en el cambio.

Empezó luego a tener a su familia y se embarazo de su primer hijo y su trabajo era viajar todas las semanas, por lo que a los 4 meses supo que tenía que buscar otra oportunidad y regresar a la Fundación de la Universidad de Anáhuac donde estuvo trabajando un año ahí en México.

Ya de ahí ya regresó a Monterrey, y  trabajo ocho años y ahora sí entra en la Universidad Metropolitana de Monterrey (UMM)  a dirigir la Facultad de Derecho.

Y  ahí estuvo 5 años de Directora, donde por cierto  ha sido una de las experiencias más maravillosas de su vida, ya que pudo aportar en la educación lo que ella  aprendió  y lo que para ella  sería el poder formar buenos abogados.

“La Universidad Metropolitana, es un perfil de un alumno trabajador y luchón, pero con muchísima hambre, la mayoría de ellos es primera generación en su familia que estudian una carrera, entonces la disciplina del estudio, las cosas conocidas para muchos de lo que es estudiar, para ellos no era conocida, es nueva.

Mi propósito fue elevar la calidad, pues a lo mejor varias cosas no las conocían, pero les daba a entender lo que era estudiar, por lo que cuando estuve ahí, conseguí y contraté a maestros excelentes que daban clases en la UDEM, en el TEC, en la UANL, así como con nosotros, hice convenios con las principales universidades y facultades de derecho, entonces pusimos en la mira a la facultad de derecho, invitamos a varios de los magistrados a nuestros eventos e incluso pues gente a nivel federal”.

“Empezamos a hacer congresos anuales para que nuestros alumnos tuvieran las mismas experiencias que otros de mayor prestigio, pusimos la vara alta para demostrarles lo que es estudiar derecho”.

En esta etapa se topó con grandes adversidades sobre todo en el desarrollo de cambiar la actitud de la gente, pero aún así no claudicó en la mejora constante.

“Eran básicamente cambiar los  hábitos, como la puntualidad, la formalidad, la lectura, entonces fue promover estos hábitos y a la vez crear un equipo de maestros comprometidos, yo les decía: “Este barco ya se arpó, sin ti, o contigo, esta es la facultad de derecho, te subes o no te subes”, esos fueron los principales retos, como los hábitos culturales, y también el que vieran un mundo de posibilidades, tú alumno de la universidad metropolitana de Monterrey te puedes ir a trabajar a donde quieras y estudiar una maestría a donde quieras, hay miles de becas a nivel mundial”.

“Yo les decía a los maestros que les habláramos de la realidad que cada uno de ustedes vivió si es que tu estudiaste en el extranjero pensando “es que nuestros alumnos no tienen esas posibilidades”, ¿pero ellos como saben?, me ha tocado ahora visitar empresas y veo a mujeres y hombres que se graduaron en derecho que trabajan en las principales empresas de Monterrey”.

“Y luego también fue un reto tremendo el tema de poner en orden la facultad en el tema de los pagos y la cartera vencida, es un reto, yo le decía al rector que nada va presentar si no están a tiempo con sus pagos, a partir de hoy nadie presenta si no paga, y a los dos años el 92% pagaba a tiempo”.

Estuvo 5 años, en ese tiempo relacionado a la administración pública, en la Universidad Metropolitana de Monterrey el Presidente del Consejo es el Ingeniero Alfonso Romo, siempre estuvo apoyándolo en todos los proyectos políticos que ha tenido como asesora.

Dicho ello  formó parte de los grupos que ha tenido apoyando a diferentes candidatos y hasta hace un año y medio decidió  salirse del grupo con la mejor experiencia y muy agradecida para dedicarse  al cien por ciento a su empresa que es una consultoría en temas de diversidad.

Así es que  teniendo que estar siempre laborando y  relacionado al tema de las mujeres, y un día le  busca Miguel Treviño  de Hoyos, en aquél entonces candidato a alcalde y le ofrece a ser sindica.

“No nos conocíamos y en ese momento le dije que sí, hasta fue incomodo porque nadie dice sí al momento”.

“Me salí de ahí y no supe cómo dije que sí y pensé que todo lo que he hecho en mi vida era para esta invitación, sentí que todo lo que hecho se conecta a todos los puntos de mi carrera profesional para esta invitación de trabajar para mi municipio”.

“Es distinto por ser de dinámica independiente…..yo como ciudadana participé en ONGs, en los consejos de las diferentes secretarías del municipio estuve involucrada en el tema de movilidad de san pedro, de los famosos carpools, entonces siempre estuve involucrada en el municipio, entonces al llegar esa invitación fue lo más natural, pues ahora estoy de este lado con toda la experiencia que he tenido, fue para mí como un regalo siendo mi ciudad con todo el apoyo de la gente, es un “qué hice para estar aquí”.

En su empresa también ha dado mucho de si, pues es socia fundadora de Kiik Consultores, lo cual en Maya y  quiere decir “hermana”.

“Creamos esta empresa hace seis años con el objetivo de ofrecerle a las mujeres y a las empresas de México programas de crecimiento en el tema de liderazgo, descubrimos que hay muy pocas mujeres en la toma de decisiones, y esto aplica a nivel empresa, gobierno, a nivel de liderazgo para empujar a más mujeres en la toma de decisiones y crear un mundo más balanceado”.

“Trabajamos con las principales empresas de México, tenemos programas abiertos al público donde se inscriben las mujeres profesionistas, las emprendedoras y damos consultoría a las empresas para transformarse en empresas más diversas”.

Esto logra combinar  su  dinámica de abogada, maestra, académica, empresaria, pero sobre todo de mujer de derecho.

“Estamos viendo que el mundo está cambiando, yo veo a gente que es empresaria y a la vez es consultora, ya en un futuro los jóvenes difícilmente se van a quedar con una sola empresa, entonces para mí ha sido muy natural como tener muy claro mi vocación de decir me gusta aportar a mi comunidad y a la vez teniendo una empresa propia y a la vez tener una academia, todo viene a complementar que tengo mucha energía para hacer todo lo que hago, entonces veo mi vida así en el tema de complementar diferentes facetas”.

 

Nombre.- Valeria Guerra Siller

Fecha de Nacimiento.- agosto 25 de 1978

Esposo.- Mauricio Navarro Garza

Padres.- Raúl Guerra y  María Guadalupe Siller

-Es egresada del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey del ITESM, en el año 2002, tiene una Maestría en Administración Pública en el Colegio Ilustre de Abogados de Madrid que la ofrecía junto a la Universidad Francisco de Victoria, donde estuvo estudiando  el  máster; además de que tiene una segunda maestría en Ética de Antropología por el Centro Panamericano de Humanidades, el CPH.

 



« El Porvenir/ Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario