Economico


Roma: la ciudad eterna


Publicacion:07-07-2019

+ + - -

La red de metro de Roma no es muy amplia, debido a la cantidad de restos que encuentran cada vez que intentan ampliarla

La llamada Ciudad Eterna es una de las ciudades museo de Italia, donde cada plaza, cada esquina, cada calle, te trasladan al pasado y te sumergen en la inmensidad de la historia de un lugar que ha visto habitar por sus calles algunas de las civilizaciones más majestuosas.

La red de metro de Roma no es muy amplia, debido a la cantidad de restos que encuentran cada vez que intentan ampliarla y el tráfico es bastante denso, por lo que la mejor manera de recorrer la ciudad es caminando, eso sí, prepárate para hacer muchos kilómetros porque hay mucho que ver y en puntos muy distantes.

Lo que sí definitivamente no te puedes perder en tu primera visita es lo siguiente: Ciudad del Vaticano: La Basílica de San Pedro, su Plaza y la Capilla Sixtina dan gran valor artístico a la Ciudad, vale la pena que les dediques varias horas del día.

La entrada a la Basílica es gratuita pero si quieres subir a la cúpula, tendrás que pagar, además de hacer un trabajo arduo ya que cuenta con 550 escalones, de los cuales solo podrás ahorrarte 230 si optas por subir por el elevador y sea cualquiera la decisión que adoptes, es un trayecto recomendable.

La plaza espectacular, cuenta con 284 columnas que podrás ver todas juntas desde un punto de fuga que encontrarás en el piso marcado como “centro del colonato”. Y aun cuando no seas muy devoto del arte, apreciar la Capilla Sixtina seguro te llevará más de una hora, para ver cada detalle.

Trastévere: La zona con más encanto de la ciudad con callejuelas que conservan el trazado medieval, bonitos restaurantes y bares con buen ambiente y aunque siempre lleno de gente, no ha perdido su atractivo. Es el lugar perfecto para hacer una pausa en el día y sentarte en alguna terraza a tomar algo mientras disfrutas del paso de la gente y los artistas callejeros que siempre andan por ahí. Otro plan muy bueno es acabar las tardes de paseo degustando un buen plato de pasta o una pizza con una copa de vino para brindar por el privilegio de estar allí.

Plaza España: Lo más conocido es su gran escalinata, siempre concurrida y animada, al final de la cual se levantan las torres de la iglesia Trinita dei Monti y por supuesto desde donde tendrás una perspectiva muy diferente de la plaza. Puedes sentarte a descansar en alguno de sus 132 escalones y ver la cantidad de gente que la visita todo el día. Y si de alojamiento hablamos, justo en la Plaza España con una ubicación incomparable, te recomiendo que explores el nuevo Hotel de la Ville, el segundo en la ciudad de la cadena Rocco Forte, que es una garantía en servicio, comodidad y elegancia. Tendrás unas maravillosas vistas panorámicas de la ciudad desde su hermosa terraza en la azotea o desde alguna de sus 104 habitaciones o suites llenas de detalles y unos muebles espectaculares. Promete ser el hotel más artístico y atemporal de Roma, disfruta de sus instalaciones y déjate consentir al final del día en el lujoso Spa, te aseguro será un gran deleite durante tu estancia.

Fuente de Trevi: La más grande de Roma es también la más fotografiada, majestuosa con todas sus esculturas surgiendo de la fachada del Palacio Poli sobre el que se apoya. Además su gran tamaño convierte el espacio libre de la plaza en realmente reducido e incluso desproporcionado para tan magnífica obra. Sin embargo la fuente sigue fascinando y uno podría quedarse horas, si no fuera por los empujones y la algarabía del lugar. Antes de irte no olvides la tradición de tirar tu moneda de espaldas y con la mano derecha.

Plaza Navona: Una de las más grandes y famosas de Roma, antiguo escenario de juegos atléticos, ahora convertida en epicentro turístico con decenas de restaurantes, pintores, músicos y artistas callejeros. Arquitectónicamente es una auténtica joya, ya que hay varias iglesias y fuentes (destaca la Fuente de los Cuatro Ríos de Bernini, que representa cada uno de los grandes ríos de cada continente: El Nilo, El Ganges, El Danubio y el Río de la Plata). De esta inmensa plaza salen varias callejuelas por donde vale la pena perderse y buscar algún lugar donde comer o tomar algo.

El Panteón: Ubicado cerca de la Fuente de Trevi, es un impresionante edificio de planta circular que se levantó en ese lugar en el año 125 d.C., lo cual es impresionante, ya que se encuentra en un estado de conservación perfecto y parece que no han pasado los años por él. La entrada es gratuita y dentro puedes observar una de sus características más sorprendentes: su inmensa cúpula de casi 50 metros de diámetro que tiene un óculo abierto en el centro de 9 metros de diámetro por donde entra la luz natural y la lluvia. Dentro se encuentran las tumbas de varios reyes y del pintor Rafael.

Coliseo y Foro Romano: Inmenso por fuera, mágico en su interior y haciendo honor a su nombre, colosal en su conjunto. Sin ninguna duda, el anfiteatro más espectacular que se haya construido jamás. Y si resulta imponente de día, no lo es menos de noche. Dos mil años después, sus dimensiones y los restos de su complejo entramado de túneles subterráneos, rampas y ascensores continúan sorprendiendo a todo aquel que lo visita. No pierdas la ocasión de contemplar el Coliseo por la tarde, cuando el reflejo de la luz del sol en la piedra de la fachada ofrece un espectáculo de belleza incomparable te darás cuenta que visitar el Coliseo supone toda una experiencia cultural, histórica y, sobre todo, sensorial.

Te recomiendo contar con una buena guía para entender cada monumento, hay mucho que conocer alrededor. Y si te quieres dar una escapada fuera de la ciudad, no dejes de ir a Pompeya, puedes tomar el tren hacia el sur y en 2 horas estarás siendo testigo de la maravillosa conservación de una ciudad sepultada por la erupción del volcán Vesubio y que quedó atrapada en el tiempo hace casi 2 mil años. Hay 3 entradas a la ciudad y éstas te llevarán por las Termas, el antiguo Foro, el Anfiteatro y el Lupanar, entre muchos otros vestigios que vale la pena visites. Verás los famosos frescos que hay en algunas casas, por las que puedes deambular sin problema.

 



« Redacción »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario