Legal


Hace del derecho una vida de esfuerzo


Publicacion:29-07-2019

+ + - -

“En mi familia todos son empresarios, son concesionarios del transporte, fue salirme del negocio familiar, y buscar mi propio camino por decirlo así", explica

 

Tratando de hacerse así misma en la vida  y tener una carrera la  cual le diera  independencia en el futuro, fue por lo que la Licenciada Laura Isabel García de León,  opta por estudiar Derecho y hacer de esta profesión todo un esfuerzo constante por ser mejor.

Originaria de la Colonia  Linda Vista en Guadalupe, Nuevo León, la jurista quien naciera un 22 de febrero de 1988, se formó desde muy joven en una familia de trabajo y dedicación por hacer bien las cosas.

Su educación a nivel medio superior fue en la Preparatoria Número 22 ahí mismo en la Colonia Linda Vista, de ahí parte a estudiar Derecho en la UANL, donde se gradúa siendo Licenciatura en Derecho con acentuación en Función Pública de la Generación 2005–2010.

Además de ser egresada de la Facultad de Derecho y Criminología FACDYC. UANL, es Master en Derecho Familiar, también por la Facultad de Derecho y Criminología FACDYC, donde la  UANL,  reconoce se ha forjado en pro de ser mejor cada día.

“Inicio muy joven, como cualquier jovencito con los deseos de cambiar el país y el deseo de que se respeten los derechos y las normas, es una idea que traía desde la preparatoria pues en le sociedad de alumnos siempre estuvimos al pendiente en el mas mínimo detalle que en un concurso o una convocatoria que fueran las cosas conforme se publicaban en cuanto al derecho, desde ahí empezó la espinita de hacer cumplir las normas, sobre todo”.

“En mi familia todos son empresarios, son concesionarios del transporte, fue salirme del negocio familiar, y buscar mi propio camino por decirlo así, y no llegar a lo que ya estaba hecho en la familia”.

“Me dejaron sola prácticamente. Te topas con algunas molestias porque era empezar algo nuevo y cómo salir adelante sin tener el apoyo y quien te echara la mano, era abrirse camino sola, y era difícil, pero se puede”.

 “Yo creo que estábamos en una época donde no nos daba pena hacer las cosas, yo empiezo mi carrera en agosto del 2005 y para enero del 2006 con el primer semestre concluido yo voy a una junta de conciliación y arbitraje, una junta federal de conciliación en palacio federal y fui a tocar la puerta con el presidente y le dije “soy estudiante de derecho y quiero aprender””.

Siempre ha sido una persona muy institucional, toda su formación académica ha sido en la Universidad Autónoma de Nuevo León, de donde con  mucho orgullo se siente a gusto de ser egresada de la Máxima Casa de Estudios.

“El ¿porque? de decidirme a ser abogada es porque vengo de una familia que generación tras generación han sido concesionarios del transporte; mi papá, el Sr. Raúl García, siempre me insistía que quería que fuera contadora para que le "ayudara" con el negocio familiar, pero a mi no me gustaba ese ambiente, estar en una oficina con clima estaba bien, pero no me veía toda la vida haciendo lo mismo”.

“Estando en la prepa, regularmente en temporada de vacaciones, como toda niña, me encantaba andar con mi papá para todos lados; recuerdo una ocasión que lo acompañe a Conciliación, cuando la Junta Local estaba atrás de la Pulga Rio, llevo un grupo de trabajadores para liquidarlos y fue la primera vez que tuve contacto con el ámbito legal, me emocioné y fue ahí cuando me empezó a llamar la atención las cuestiones legales, cada que escuchaba que mi papá tenía vuelta a Conciliación, era un hecho que yo me levantaba temprano y me alistaba para acompañarlo”.

“Por lo que al ser la primer abogada en la familia, y precisamente por no "venir" de una familia de abogados, de conocidos en los juzgados, de familiares que me echaran la mano, empecé desde cero. Fue difícil tocar puertas siendo una estudiante de 2do semestre de Derecho, pero todo el camino ha sido muy bonito y gratificante, porque sea mucho o poco lo que has avanzado, dependiendo la percepción de cada persona, sabes que realmente has batallado y te lo has ganado”.

 Su formación laboral fue desde muy temprana edad, inclusive desde diciembre 2005 fue Meritoria  en  el Departamento de audiencias. Junta Especial Número  20 de la Federal de Conciliación y Arbitraje, siendo su  Jefa  la Licenciada  Lulú Guerra.

Comienza con plaza en la función pública en agosto 2006 como Auxiliar de trámite,  asignada en el departamento de Amparos.

En la Junta Especial Número  20 de la Federal de Conciliación y Arbitraje.

Así en Octubre 2007 asciende a actuario judicial, y en la   Junta Especial Número  20 de la Federal de Conciliación y Arbitraje.

Recuerda que cuando comenzó haciendo practicas en la Junta Especial Número 20 le gustaba ir a sacar copias, ya que era la manera de tener algún  alcance a  los  expedientes, se ponía a hojearlo, leía y leía, y se  iba directo a las audiencias y al laudo y era otro mundo el que se le comenzaba a abrir.

Así es que cuando inicie su servicio social, me tocó una jornada laboral pesada ya que trabajaba en la Junta de 8:30 a 14:30 horas; hacía su Servicio Social de 15:00 a 18:00 horas n la Delegación Estatal de la STPS y de 6:40 a 22:10 horas se iba a la Facultad.

 “Por las tardes en el 2008 realice mi Servicio Social en el Departamento Jurídico de la Delegación Estatal de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social. Mi jefe fue el Lic. Benjamín Castro”

Por lo que para Diciembre 2009 asciende a Profesional Dictaminador asignada al departamento de amparos, donde en la misma Junta Especial Número  20 de la Federal de Conciliación y Arbitraje logra hacerse así misma.

 “En los 5 años que me desempeñe como servidor publico en la Junta Especial Número 20 de la Federal de Conciliación y Arbitraje mi jefe directo y quien me dio la primer oportunidad de trabajo fue el Lic. Serafín Rafael Iglesias”.

“Ahí llegué porque me dijeron que ocupaban gente que nos ayude a sellar expedientes, a traer cocas, a sacar copias y desde abajo empezábamos en esa época iba a aprender desde el inicio, no nada más llegaban los muchachos a acercarse a dictar sentencias, era ir a sacar copias y conocer el expediente y que te empaparas de cómo se presenta la demanda y qué es lo que sigue y cuál es la radicación, donde vive el número de expediente, como son las pruebas, era la manera de empaparse de todos los conocimientos el hecho de ir a sacar copias o de estar sellando expedientes, así fueron los inicios”.

“Un maestro en la facultad nos inició y nos dijo el licenciado Rosalío Quintero dijo hay oportunidad y empiecen desde ahorita toquen puertas y no se queden en un área, conozcan en materia familiar, laboral y mercantil y vayan conociendo ahorita que están en el inicio, no se esperen hasta concluir para ir a tocar puertas, fue el maestro del primero semestre”.

“Yo inicio en agosto del 2016 como practicante como meritoria, era menor de edad, pasa un semestre y cumplo los 18 y me dicen que hay oportunidad de que seas auxiliar de tramite (mecanógrafa) en este caso, me pareció excelente y me dieron mi primer contrato de trámite en tercer semestre de la facultad, estuvimos levantando audiencias, atendiendo al público”.

Ya para agosto del  2011 se fue como litigante particular,  especialista en Materia Familiar donde ve desde los Juicios Orales de Convivencia, de Custodia, de Alimentos; Divorcios Incausados, Voluntarios, Adopciones, Órdenes de Protección, Pérdida de Patria Potestad, entre otros.

“Dejo de ser servidor público, e  inicio el despacho jurídico ya independiente ya no a través de la secretaria del trabajo, ya es establecido el despacho y hasta el 2019 hemos estado trabajando de forma independiente”.

“En facebook está la página Despacho Jurídico García y Asociadas, estamos por el Sun Mall VIP de Juárez, yo me concentro mucho en el quinto distrito, después de dejar de trabajar para la junta federal de conciliación cuando inicié mi propio despacho me enfoqué mucho en materia familiar, y ahorita lo que más manejamos en el trabajo es familiar civil y mercantil, está por el Sun Mall en Villa Juárez y en Facebook aparece la página como despacho jurídico García y Asociados”.

“Cuando acabé la carrera, había una especialización los últimos cuatro semestres y yo salí como licenciada en derecho con la especialización en función pública pero cambian las circunstancias personales y ya no es lo mismo estar soltera ahora casa y con niños entonces ya no podía cubrir un horario laboral, era muy desgastante estar de 8 a 4 porque no tenía donde dejar al bebe y el bebe era prematuro en ese entonces, entonces fue la manera que con miedo con incertidumbres y ganas de sentirme productiva porque estuve casi un año sin trabajar y empezar desde cero”.

“Empecé típico con el divorcio de un tío y desde ahí gracias a Dios se fue incrementando el trabajo”.

En su despacho se encuentran especialistas en Derecho Familiar, Civil, Laboral, Mercantil, Penal; adicional Fiscal, Electoral, Aduanero, Informático, entre otros.

Brinda  una atención personalizada para los clientes llamándolos semanalmente con el fin de informarles cómo está su juicio.

Y así ver  los avances que han tenido y les actualiza la documentación de su expediente.

“Nada de que "se me perdió el abogado". “Mostramos dedicación, seriedad y compromiso con cada uno de nuestros clientes, independientemente del perfil, repercusión y magnitud del caso. Brindamos soluciones efectivas a un costo justo y accesible.”

“Nuestros eslogan es soluciones legales a tu alcance,  adaptándonos a las necesidades de cada persona”.

La jurista es una dama de retos y gusta de fijarse metas pues hay muchas cosas que invitan a un profesional del derecho a claudicar.

“Muchos son los obstáculos con los que nos enfrentamos día a día, principalmente quienes nos dedicamos al litigio; yo considero que la principal problemática a la que nos enfrentamos lo es la percepción social que se tiene de nuestra profesión, basada en el hecho de que los abogados anteponemos el interés propio por el de nuestros clientes”.

“Quienes requieren de nuestros servicios se enfrentan primeramente con el temor de una elección correcta del abogado que resuelva su problemática e inmediatamente aparece la preocupación en torno de nuestra ética, lealtad, honorabilidad; preocupación vaga y muchas veces infundada”.

“Nos encontramos ante un momento de grandes transformaciones jurídicas que, como profesionistas, nos exigen grandes cambios en la manera de estudiar, de interpretar, de argumentar y de resolver los problemas legales”.

“Hoy en día contamos con el desafío de la actualización. Primeramente nuestro ordenamiento jurídico mexicano ha cambiado a gran velocidad y de manera muy profunda en los últimos años. Motivo por el que los abogados debemos estar al día no solamente en lo que respecta a la Constitución y las normas de rango estatal o municipal, sino también en materia jurisprudencial”.

Cita que cada semana la Suprema Corte de Justicia de la Nación publica decenas de tesis jurisprudenciales. Además de esto, junto a nuestras jurisprudencias debemos estar al tanto de lo que va resolviendo la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuyos criterios jurisprudenciales son obligatorios para todas las autoridades mexicanas.

“Hoy en día ya no basta con conocer nuestro ordenamiento jurídico interno, sino que debemos asomarnos también a lo que va sucediendo más allá de nuestras fronteras”.

“Cada vez se citan con mayor frecuencia las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por lo que estamos observando es una difuminación de las fronteras entre derecho interno y derecho internacional.

Los abogados que solamente conozcan las normas jurídicas de origen nacional van a estar en desventaja respecto a aquellos que ejercemos la profesión con el apoyo de la normativa internacional”.

Además otro reto al que se  enfrentan es el resolver un problema, llevarlo bien ante un Tribunal y litigar bien.

“La preparación y actualización es ya una necesidad para quienes ejercemos esta profesión”.

Sin embargo y pese a eso,  gracias a grandes juristas, jefes, maestros y demás compañeros que la han acompañado en la vida profesional, y quienes  le han ayudado a mejorar, como lo han sido el Licenciado  Rogelio Escamilla Garza, Juez Primero de lo Civil Familiar Oral del Quinto Distrito Judicial, de quien recibió muchísimo apoyo al iniciar en  la Materia Familiar.

Y en el ámbito académico a  la Doctora Alicia Ibarra Tamez, Juez Décimo Segundo de Juicio Familiar Oral del Primer Distrito Judicial, quien ha sido una de sus maestras en la Maestría y su clase ha sido un parte aguas en  su carrera.

Nombre.- Laura Isabel García de León,

Fecha de Nacimiento.- 22 de febrero de 1988

Esposo.- Erick

Hija.- Abigail

-Es  Licenciada en Derecho con acentuación en Función Pública de la   Generación 2005 – 2010. Además de ser egresada de la Facultad de Derecho y Criminología FACDYC. UANL, es Master en Derecho Familiar, también por la Facultad de Derecho y Criminología FACDYC.

 

 



« El Porvenir/ Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario