Cultural Más Cultural


El renacimiento de la lucha libre

"A dos de tres caídas, sin límite de tiempo"

Autor:Patricia Plata Cruz   |    Publicacion:04-08-2019

+ + - -

Aquel 3 de octubre de 1975, en el mismo recinto, tras una sangrienta lucha, El Santo conservó su máscara y despojó de su melena a El Perro Aguayo.

 

Durante la década de los 70 la EMLL (Empresa Mexicana de Lucha Libre) tuvo un gran crecimiento y sobrepoblación de talentos y no todos tenían las mismas oportunidades, refiere en su sitio web el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL). Aunque había nuevos y jóvenes luchadores, las grandes estrellas seguían protagonizando en las arenas.


Además, Salvador Lutteroth González dejó a la EMLL en 1974 en manos de su hijo Salvador Lutteroth Camou. Inconformes con ello, algunos luchadores decidieron irse de la empresa, se refiere en la página oficial.


Fue así como el maestro Ray Mendoza, el inversionista Francisco Flores y el promotor Benjamín Mora, se separaron de la EMLL para fundar la empresa promotora Lucha Libre Internacional, más tarde conocida como UWA (Universal Wrestling Association).


La UWA se volvió la competencia directa de la EMLL. Además de coptar a jóvenes talentos, también se llevó a estrellas como El Santo. Los gladiadores no tenían problemas en permanecer en una empresa o la otra; peleaban en ambas y las dos estaban de acuerdo.


En esa época un rudo estaba haciéndose de renombre sobre los cuadriláteros y tenía rivalidad con El Santo. El Perro Aguayo se enfrentó a El Enmascarado de Plata el 26 de septiembre de 1975 en la Arena México, disputándose el campeonato NWA y resultando ganador "El can de Nochistlán".


A pesar de su edad, El Santo aún llenaba las arenas y no podía permitirse perder, por eso el plateado se fue a lo grande… una apuesta de máscara contra cabellera que se llevaría a cabo tan sólo una semana después.


Aquel 3 de octubre de 1975, en el mismo recinto, tras una sangrienta lucha, El Santo conservó su máscara y despojó de su melena a El Perro Aguayo.
Toreo de Cuatro Caminos y los independientes


La UWA se fundó el 29 de enero de 1975 con una función en el Palacio de los Deportes. Fue hasta febrero de 1977 que se estableció en lo que sería su casa durante casi dos décadas y la cuna de los llamados independientes: el Toreo de Cuatro Caminos.


El éxito de la UWA se debió a su asociación con empresas de Japón y Estados Unidos como la World Wrestling Federation (hoy WWE), New Japan Pro-Wrestling (NJPW) y la Japan Women's Pro-Wrestling (JWP).


La relación con estas promotoras hizo que hubiera más luchadores extranjeros. Además, la UWA popularizó las luchas de tercias; dos grupos de tres (rudos o técnicos), refiere el sitio de historia de la lucha libre mundial www.wrestling-titles.com.


La década de los 70 terminó de manera trágica para la EMLL, ya que el 25 de diciembre de 1979, en la Arena Coliseo, en una lucha semifinal de relevos, Sangre India hizo mal un movimiento y su cabeza se estrelló contra el piso; murió unos segundos después.


El 2 de noviembre de 1980, y con 63 años de edad, El Santo, al lado de Rayo de Jalisco y Huracán Ramírez, enfrentó a los rudos Misioneros de la Muerte.

Durante el combate, El Enmascarado de Plata sufrió un ataque al corazón. Sería un anuncio de lo que pasaría después: a inicios de los 80 comenzaron a retirarse grandes leyendas como Black Shadow, el 14 de mayo de 1981, o El Santo, el 5 de septiembre de 1982.


El 11 de diciembre de 1981, en la Arena México, se presentó una lucha entre los independientes de la UWA y algunos de la EMLL, donde intervinieron Tony Salazar, Fishman y El Faraón. Así fue como iniciaron los intercambios de luchadores de la EMLL y la UWA.


El gran apogeo de la nueva promotora (UWA) fue durante la década de los 80. Entre los luchadores más destacados estaban Canek, El Príncipe Maya, quien peleó contra los gladiadores más famosos de Estados Unidos como Hulk Hogan y Big Van Vader.


A mediados de la década, Francisco Alonso Lutteroth tomaba las riendas de la EMLL, con lo que inició una transición en la manera de luchar, la cual se caracterizó más por maniobras aéreas.


A principios de la década de los años 90 la UWA tuvo problemas financieros ya que sus espectáculos se volvieron repetitivos y cansaban al público, afirma Dan Madigan en el libro "Mondo Lucha a Go Go: el mundo extraño y honorable de la salvaje lucha mexicana".


El nacimiento de la AAA


Antonio Peña, al igual que sus antiguos compañeros, se separó de la EMLL y el 15 de mayo de 1992 formó su propia promotora, la Triple A (Asistencia, Asesoría y Administración), se relata en la página oficial de la compañía.


Contrario a las otras dos empresas, ésta no nació en la capital, sino en el Auditorio Benito Juárez, en Veracruz. A la inauguración asistieron El Perro Aguayo, Máscara Sagrada, El Fantasma, Cien Caras, Octagón, entre otros. Aunque muchas de las estrellas trabajaban en las otras empresas, ingresaron en las filas de la AAA.


Además, surgieron personajes como La Parka -hoy L.A. Park-, Octagón, Atlantis y Máscara Sagrada. Los tres últimos fueron conocidos como "las estrellas del cine", pues eran los protagonistas de los nuevos filmes de luchadores. "La revancha" (1991) es uno de los filmes más reconocidos del rubro.


La AAA se volvió popular con el pago por evento "Cuando los mundos chocan", organizado en California, Estados Unidos, el 6 de noviembre de 1994, iniciando su expansión mundial.


En aquella ocasión la lucha más esperada por la afición fue la de El hijo del Santo y Octagón contra Eddie Guerrero y Art Barr, en un clásico máscara contra cabellera, ganando los técnicos y rapando a La Pareja del Terror, como eran conocidos Guerrero y Art Barr.


Con la fundación de la AAA tres años atrás y los problemas económicos que venían arrastrando desde inicios de la década, aunado al error de diciembre del año 1994, la UWA se vio obligada a cerrar sus puertas en 1995, según la investigación de Dan Madigan.


Actualmente, la AAA y el Consejo Mundial de Lucha Libre son las empresas promotoras de este deporte más representativas en México. Entre sus filas vemos luchadoras mujeres, gladiadores pequeños y exóticos.


Así termina nuestro recorrido por tres etapas claves para la lucha libre en nuestro país "a dos de tres caídas, sin límite de tiempo".



« Redacción »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario