Cultural Más Cultural


La brevedad de José Alvarado


Publicacion:01-09-2019

+ + - -

Este domingo, al mediodía, se rinde homenaje en Bellas Artes al periodista José Alvarado en su 45 aniversario luctuoso.

 

 

México.José Alvarado (Nuevo León, 21 de septiembre de 1911 / 23 de septiembre de 1974), idóneo ejemplo de un periodista multifacético, lo mismo escribió crónica que entrevista,  artículos que reseñas. A decir del poeta Margarito Cuéllar, seguidor de su legado, fue un “adelantado” de su época en lo concerniente a la escritura rápida y fugaz.

      Se están cumpliendo los primeros 45 años de su ausencia dice Margarito Cuéllar. José Alvarado no sólo fue uno de los periodistas más importantes de las décadas de los sesenta y los setenta, sino su escritura, de tan nítida, adquirió un estilo personal que le otorgó relevancia en las letras mexicanas…

      En entrevista con Notimex, el literato Margarito Cuéllar (San Luis Potosí, 1956) cuenta que José Alvarado aportó con su pluma al enriquecimiento de casi todos los géneros periodísticos. Además, está su faceta magisterial al fungir como rector de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) “en un periodo complicado”, sin olvidar su práctica de tallerista con la que recorrió el mundo.

      No recopiló su obra en vida ?precisa Cuéllar?. Antes los periodistas no reunían sus trabajos en libros, como ahora suele hacerse. Pero en ese momento no se tenía la costumbre de las recopilaciones.

      Los trabajos de José Alvarado se publicaban en los principales diarios: Excélsior, El Día, El Heraldo, El Nacional, y en la revista Siempre! Sin embargo, al no ser compilados los textos su autor resulta un desconocido para las nuevas generaciones:

      ?Alvarado acuñó un estilo que ahora es muy usual: la escritura breve. Todos sus trabajos eran cortos: dos páginas o dos páginas y media. Todas sus columnas eran así, digamos que se adelantó a esta época de escritura rápida y fugaz,…

      Margarito Cuéllar menciona que, como escritor y periodista, José Alvarado dio fe de una gran cantidad de momentos históricos y trascendentes para el país (su propio crecimiento, varios aspectos de las artes, el Metro, los barrios, los mercados populares… y los temas más inusuales), si bien toda su obra está basada en la Ciudad de México:

      ?Después de su muerte, en los años setenta, se hace por primera vez una recopilación de su trabajo en varios libros con buena distribución. Luego, en los años noventa, la Universidad Autónoma de Nuevo León comienza a compilar también su obra , pero luego viene un vacío…

      No obstante, dice Margarito Cuéllar que Alvarado no está en el total olvido, pues “se deben dar pautas para que las nuevas generaciones se acerquen a él”, de ahí se desprende la importancia de los libros que de José Alvarado ha publicado la UANL como los títulos Tiempo Guardado, Visiones mexicanas y Luces de la ciudad:

      ?Escribió sobre personajes, desde Borges hasta un filósofo como Heidegger, pasando por los grandes iconos del cine de su época como Chaplin y Cantinflas; pero, sobre todo, es un periodista que se acerca mucho a los personajes de la calle, a los anónimos, a los que tienen apodos sin que sepamos nunca si portan un nombre. A todos ellos les da vida en sus crónicas…

 

 

Amigo de intelectuales

Narra José Alvarado en Los rincones de la noche: “Tienen diferentes nombres, pero todos se parecen. Son los rincones de cierto México nocturno donde gachupines con grasienta chamarra expenden habanero compuesto por alumbre, tintura y extrañas esencias. Uno se llama Bombay, otro Monte Albán; el de allá London Klondike, el de más acá Imperio, el de la esquina Babalú, La Conga aquél…”

      Margarito Cuéllar indica que José Alvarado, en sus textos, aborda temas de historia, de educación, de filosofía, de cultura:

      ?E incluso la poesía siempre estuvo presente en su escritura, ya que era parte de su lenguaje cotidiano. Periodistas como él ya se están acabando. Además de su obra, su vida también fue interesante. Por algo era conocido por todos los personajes de ese momento. Fue entrevistado por Elena Poniatowska, amigo de Octavio Paz, de Efraín Huerta y de los grandes iconos de la cultura nacional. En esa esfera se movió.

      Al respecto, Elena Poniatowska ?en la Revista de la Universidad de México, en enero de 1959? apunta en una entrevista al recién nombrado rector de la UANL, José Alvarado, además colega suyo: “Pepe Alvarado ha ejercido su oficio: periodista, con una inteligencia y una limpieza poco comunes en México; ha sabido darle altura y dignidad, y por eso, cuando queremos demostrar que en nuestro país sí se hace un buen periodismo, enarbolamos como testimonio irrefutable el de don Pepe Alvarado”.

      La periodista redacta que José Alvarado hizo la carrera de derecho, por lo que es licenciado, aunque nunca ejerció, por dedicarse al estudio de la filosofía y de la historia dando clases de filosofía durante 23 años en la Universidad Nacional Autónoma de México; pero, ante todo, era periodista, como él mismo lo afirmaba: “Yo he hecho, desde los 12 años, periódicos a mano con tres o cuatro lectores, entre mis condiscípulos. Después hice muchos periódicos estudiantiles y creo haber redactado en mi vida todo lo que puede hacer un periodista, desde crónicas de toros hasta editoriales, y desde críticas de cine hasta artículos sobre política internacional’”, indicaba José Alvarado en las páginas que Poniatowska publicó sobre él.

 

 

Homenaje a su legado

Aunque Margarito Cuéllar nació en San Luis Potosí, estudió en Monterrey, por lo que, dice el poeta, al leer los artículos de José Alvarado decidió seguirle la pista durante muchos años. Además, pudo tener acceso a sus trabajos luego de que Alvarado donara su biblioteca a la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL, la cual lleva su nombre.

      ?Donó como diez mil documentos originales más su biblioteca, de ahí la curiosidad de acercarme a un personaje del que se hablaba muy poco en Monterrey pese a que fue rector y se iniciara en el periodismo muy joven colaborando en los principales diarios del país?añade Margarito Cuéllar, quien recibió una invitación por parte de Ediciones Cal y Arena para reunir la obra del periodista regiomontano en el libro intitulado José Alvarado / Antología en la colección “Imprescindibles del Siglo XX”, un volumen con más de 500 páginas en una edición de 2018.

      ?Fue como mi graduación de acercamiento al personaje ?asegura, orgulloso, Cuéllar.

      “Explorador de sorpresas con deleite, Alvarado es la figura relevante del periodismo mexicano en la segunda mitad del siglo XX. Tiene bien arraigado su ideario de hombre norteño, reforzado por las ideas de José Vasconcelos, Narciso Bassols, Antonio Caso y Samuel Ramos, brújulas que orientan su trabajo hacia la búsqueda de una mirada reflexiva que ve en el lector la otra orilla de la escritura, no desde la contemplación, sino desde la acción misma”, escribe Margarito Cuéllar en el prólogo de la edición citada de Cal y Arena..

      Mañana 1 de septiembre, a las 12 horas en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, participará el poeta Margarito Cuéllar en la mesa intitulada “Homenaje a José Alvarado”en la cual, al lado de Rafael Pérez Gay, José Luis Martínez y Celso José Garza Acuña, reflexionará sobre la obra del periodista fallecido hace cuatro décadas y media.

      ?Con Informe presidencial en puerta y con marchas en contra, yo creo que estos actos son parte de la ciudad. La capital sería otra sin esa actividad caótica que la caracteriza a diario. Y dentro de ese caos vamos a estar con un personaje que nos dejó un buen legado ?finaliza Margarito Cuéllar.



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario